headerphoto

La cosa está muy mala. 1

Y peor que se va a poner, dice mucha gente cuando se escucha esta frase nuestra de cada día. Me ha parecido interesante buscar los orígenes y las características de la actual crisis económica que estamos viviendo en Benalup-Casas Viejas para terminar proponiendo, como no podría ser de otra forma, alguna alternativa.
Hace unos días nos despertamos con la noticia de que en España ya estamos muy cerca de los cinco millones de parados. La crisis internacional financiera ha afectado a casi todo el mundo, pero a unos más que otros. En España el pinchazo de la burbuja inmobiliaria ha afectado de forma especial y a Benalup-Casas Viejas más si cabe, pues nuestra estructura productiva estaba basada en la construcción.

Parece que estamos ante una crisis del modelo económico muy parecida a la que se vivió en los años sesenta. En aquella crisis de la agricultura tradicional la población lo pasó realmente mal, pero esa situación condujo a una serie de cambios que permitieron sentar las bases para el gran desarrollo que se vivió durante tres décadas; desde los ochenta hasta el 2007, por poner una fecha. Como ya he dicho, esta crisis actual es el resultado del agotamiento de un modelo basado en la construcción. No sabemos muy bien las características del próximo modelo económico, pero sí hay algunos datos ya ciertos. El análisis de los datos del paro nos permitirá concluir que ha habido un trasvase de población activa del secundario, construcción fundamentalmente, al sector servicios.
Desde los setenta hasta principio del siglo XXI el crecimiento económico en Benalup-Casas Viejas no ha tenido parangón en la historia del pueblo. Acaso porque  el pueblo venía  de un periodo en el que se sentía la necesidad de crecer, porque estaba situado en la cola del desarrollo regional y nacional, se aprovecharon una serie de impulsos externos que  hicieron tener un crecimiento exponencial y descomunal. Se nadó, pero no guardó la ropa. Y de fuera nos vino el crecimiento y de allí nos vino la crisis. Y esos factores exógenos nos han hecho más vulnerables a la recesión. Insisto, como otras veces, en que la crisis tiene una causalidad económica, siendo los elementos políticos muy poco relevantes, desde mi punto de vista, para explicar la situación actual. Teniendo en cuenta lo anterior, mucha gente sabía que en B/CV se estaba construyendo un gigante con los pies de barro.  El plan de desarrollo local 2010 realizado en el 2003, a instancia del Ayuntamiento, en pleno boom de la construcción concluía que:
  • "La población trabaja mayoritariamente fuera del municipio y en el sector de la construcción.
  • El crecimiento económico de Benalup tiene cuatro debilidades básicas
  • La excesiva dependencia que presenta del sector de la construcción, actividad que se desarrolla principalmente fuera del municipio propiciando un modelo de desarrollo exógeno y poco diversificado.
  • El crecimiento económico experimentado no ha generado un tejido empresarial local articulado y dinámico.
  • El crecimiento económico no ha incorporado a la mujer plenamente al mercado de trabajo.
  • El crecimiento económico se ha basado en una población activa con un bajo nivel de cualificación profesional”

2 comentarios:

MANOLO MONTIANO dijo...

Se te olvida la crisis del 92 durante la cual muchas familias en Benalup también lo pasaron mal aunque entonces no estábamos tan endeudados como ahora y el campo en el que había trabajo (no como ahora que está casi abandonado) ayudó mucho a pasar la mala racha.
La crisis de ahora nos ha venido de fuera, eso está claro, y los responsables de tomar medidas para paliar los efectos negativos no hicieron NADA, y siguen sin hacer NADA, por no hacer ni reconocieron que había crisis cuando ya estábamos metidos de lleno, lo acaban de reconocer. Sólo espero que las cosas empiecen a cambiar por que si no habrá que pensar en marcharse a otro pais...

Salustiano Gutiérrez Baena dijo...

Gracias Manolo. Es verdad que se me ha olvidado la crisis del 92, pero es que esa la consideró un reajuste debido a los fastos del 92, la de ahora, creo que es otra cosa y más profunda.