headerphoto

El fracaso de los repartos de tierras. Y 4

Se contempla así la tercera fase de la formación del latifundio en esta zona. La primera fue en la mal llamada “Reconquista”, la segunda en la expansión comercial del siglo XVI a América y la tercera en la desamortización y repartos del siglo XIX. Todavía quedaría una cuarta. En Benalup, en la zona de la sierra muchas suertes escaparon a esta concentración de la propiedad, a partir de los sesenta hasta la actualidad la mayoría de los pequeños propietarios han ido vendiendo a los grandes propietarios con lo que del bosque humanizado hemos pasado a la matorralización, la bunkerización y el dominio del venado.
Siempre he pensado que una de las razones del menos grado de desarrollo del sur y de esta zona en concreto ha sido la dificultad de consolidación de las pequeñas y medianas propiedades. Este proceso me ha recordado al que ocurrió en las Lomas en 1982. Las nuevas circunstancias políticas (la llegada del PSOE al gobierno de España era inminente) y la recesión económica de principios de los ochenta hacen reaccionar a la empresa que cede parte de la tierra a doscientos trabajadores con una media de 12 hectáreas cada uno. El País del 11-11-1982 lo cuenta así:  “Un importante auxilio económico, equivalente a unos 1.600 millones de pesetas, va a prestar próximamente el Instituto de Reforma y Desarrollo Agrario (IRYDA) a 201 trabajadores de la finca gaditana de Las Lomas, constituidos en un total de 32 Sociedades Agrarias de Transformación (SAT), recientemente reguladas por real decreto. Esta operación, cuyo importe total ascenderá a 2.100 millones de pesetas, permitirá a los trabajadores el acceso a la propiedad de 2.267 hectáreas, actualmente pertenecientes a la empresa Complejos Agrícolas, SA, dueña de la mencionada finca. La operación, que legalmente presenta una factura intachable, ha despertado reticencias tanto en la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía, como en la patronal Unión de Agricultores y Ganaderos de Andalucía.”
El  ensayo  en Las Lomas va a durar desde 1982 a 1986, año en que vuelve a hacerse cargo de las tierras la familia Mora Figueroa. Entre otras cosas, declaraba una fuente cercana a la empresa,  este ensayo sirvió para poder mantener a salvo los puestos de trabajo, respetando los beneficios sociales de la explotación. Los nuevos propietarios habían pedido créditos a la empresa para llevar a cabo su explotación y en el 86 al no poder hacer frente a ellos, devuelven las tierras a la antigua familia propietaria. Por esa fecha, se está produciendo otro cambio importantísimo. En el Consejo de Ministros del día 13 de Marzo de 1987 se aprueba una inversión económica del grupo KIO en la sociedad Agrícola del Barbate por valor de 1.350 millones de pesetas.
Pero volviendo al tema principal que nos ocupa, en el fracaso de estos repartos podemos ver una de las causas de que hayamos perdido tantas veces el tren de la modernización. Siempre la ley del más fuerte se ha impuesto. No ha habido forma de que en el sur del sur la riqueza se reparta con cierta equidad. De hecho, el boom de la construcción reciente que en el fondo significaba que una gran masa de trabajadores accediera a un nivel adquisitivo inusual se cortó de raíz a partir de 2007. Esperemos que la crisis actual pase pronto y que le suceda otro periodo basado en un mejor reparto de la riqueza.

0 comentarios: