headerphoto

Cuando pululaban osos por el campo de Casas Viejas. 1

Tengo un amigo de mucho peso que cuenta cómo en la mili tuvo un trato excelente por parte de las autoridades militares porque su padre tenía acceso a buenos cazaderos, y es que, afirma con rotundidad, "¡la caza en esta zona es muy importante!". Sabemos que importantes personalidades políticas (el rey, Franco…), económicas (grandes banqueros) y sociales frecuentan o han frecuentado esta zona para cazar. La causa que lo explica es que la situación geoestratégica de la zona entre el Parque Natural, la antigua laguna de la Janda y el estrecho hace que haya una concentración faunística incomparable con otras zonas de España y Europa tanto cuantitativa como cualitativamente. Pero ni la llegada de personalidades foráneas a cazar es un fenómeno actual, ni la cantidad y calidad de fauna existente es una cosa de la actualidad. Hoy traigo a este blog el libro de Montería de Alfonso XI escrito en la década de 1340-1350, podremos analizar cómo los reyes y su séquito visitaban esta zona recién conquistada a los musulmanes y cómo la riqueza faunística era tan importante que por la zona abundaban osos, lobos, jabalíes, gamos, ciervos, corzos…
Van a ser once entradas, espero que las disfrutéis tanto como yo lo he hecho realizándolas.
El libro de Montería de Alfonso XI es el tratado de caza más famoso de toda la Edad Media española, teniendo una gran importancia lingüística, histórica, geográfica, biológica... El interés científico de la obra es múltiple. Por una parte, es un documento de indudable valor para el conocimiento de la veterinaria, medicina y botánica medievales; por otra,  nos sirve  para la confección de mapas medievales, siendo vigente aún en la actualidad, ya que la descripción que se hace de los montes es tan minuciosa que aún se pueden encontrar muchos de estos lugares y caminos. Topónimos como Juan Sevilla, Macote, Las Puercas, arroyo de los Caballos, sierra de las Cabras, Barbate, Celemín… se han mantenido desde aquella época hasta la actual. Es curioso que muchos de los nombres no han cambiado pues, como está realizado inmediatamente después de la “reconquista” cristiana de la zona, muchos antropónimos corresponden a los primeros pobladores cristianos como es el caso de Juan Sevilla que aparece para hornos, fuentes, o arroyo. Este topónimo sigue vigente y se localiza en un arroyo que desemboca en la antigua laguna de la Janda. Es un libro muy utilizado por los investigadores sociales. Yo le seguí la pista porque me lo indicó un profesor de prehistoria de la UCA, advirtiéndome que ellos lo utilizaban para conocer los animales que vivían desde la prehistoria por estos lares. Estamos ante un manual de cacería que entre otras materias describe los lugares de caza del reino castellano-leonés (incluyendo Andalucía Occidental), los numerosos lugares donde antaño existía caza, principalmente del oso y del puerco, indicando con precisión dónde había que poner las “bozerías”(los ojeadores o jaleadores) y dónde las “armadas” (cazadores). Como es  en parte una relación de las cacerías del rey, y no sólo un catálogo de montes, nos sirve para ver el estado ecológico de la zona cuando Alfonso XI venía a cazar aquí jabalíes y osos.

0 comentarios: