headerphoto

Informe médico de 1942

El 31 de diciembre de 1942 el Inspector Municipal Secretario de la Junta Municipal de Sanidad de Medina Sidonia Joaquín Hurtado envía a Cádiz la respectiva memoria anual. En ella, incluye la situación de Benalup de Sidonia. Informa del nombre del médico y practicante, de los servicios y lugares donde se prestan y de las enfermedades más comunes. 
“La Aldea de Benalup de Sidonia que constituye el Distrito nº 4 del Ayuntamiento de Medina Sidonia ha sido servido durante el año por sus: Médico propietario D. José M. Martínez Becerra y el Practicante D. Andrés Martínez Pérez, el que por estar vacante la plaza de Matrona, tuvo con arreglo a lo legislado acumulado este Servicio.
En Benalup de Sidonia, cortesía por la Asamblea Local de la Cruz Roja y en edificio propiedad de la Cruz Roja, existe un Puesto de socorro con servicio permanente (día y noche) para prestar los Servicios sanitarios a aquel vecindario, atendido por el médico D. José M. Martínez Becerra y el Practicante D. Andrés Martínez Pérez, ambos de Asistencia Pública Doméstica… La enfermedad más frecuente en la aldea es el paludismo con invasiones en primavera, verano y otoño, ya que está rodeada de los focos palúdicos bien conocidos nombrados: la mesa, Cucarrete, Malcocinado, Los Badalejos y los Arenalejos, en los que las charcas de aguas estancadas son grandes y por tanto terrenos bien abonados para el desarrollo del Mosquito Anofele. En cambio las enfermedades infecto-contagiosas son escasas, y sus epidemias extremadamente benignas, salva raras excepciones que confirman la regla”.

Además, se hace un breve estudio sobre la situación económica y social general de la zona. Da la impresión de que la distancia y las visitas puntuales a casas concretas le hacen tener una visión un tanta deformada de la realidad, sobre todo en cuanto a las condiciones de la vivienda se refiere. “La Aldea de Benalup de Sidonia, situada en un hoyo, tiene una altura de 205 metros sobre el nivel del mar y de 2,746 habitantes. Su clima es más seco que el de Medina Sidonia y su temperatura más alta que la de esta, ya que en invierno es de 6 a 14 grados, y de 15 a 30 en primavera, otoño y verano.
Aunque esta Aldea tiene también sus calles en cuesta, estas son menores que las de las calles de Medina Sidonia, y sus casas y edificios constan de un solo piso bajo, siendo la mayoría de sus habitaciones bien soleadas y ventiladas y capaces para las familias que albergan, y el vecindario por ser menos pobre que el de aquella se alimenta mejor, es más limpio, y vive aunque con modestia, relativamente bien.
Aunque carece también de abastecimiento de agua potable, debido a la abundancia de esta y a su potabilidad, algunas casas están abastecidas de ella con conducción propia. Carece casi en absoluto de alcantarillado. Esta aldea que dista 19 kilómetros de Medina Sidonia, a la que está unida por una carretera de tercera categoría, vive también de la ganadería, la caza y en menor grado de la agricultura”.

Este texto como todos pertenece a una época. Y en este año de 1943 además de penuria y paludismo, había un régimen político concreto que se advierte en las frases finales de agradecimiento. “A todos, que tanto nos han ayudado para el mejor desempeño de nuestra labor nuestro profundo agradecimiento.
Si esta Memoria merece la aprobación de la Superioridad, este, la satisfacción del deber cumplido, y el haber contribuido con nuestra modesta aportación a la gran Obra Sanitaria que preconiza nuestro Glorioso Caudillo el Generalísimo Franco y exige España, este será nuestro mayor premio, el que nos servirá de estímulo para procurar superarnos en el próximo año en beneficio de la Sanidad de España”.
Si las causas de esta fidelidad al estado y a la superioridad se deben al convencimiento ideológico o al miedo  o a otro tipo de factores, lo dejo al libre albedrío del lector. Lo que si es cierto que esta adhesión entraba dentro de la normalidad en esta época y afectaba a la inmensa mayoría de los funcionarios, no en vano se había producido un proceso de depuración importante.

2 comentarios:

Jose Martinez Gracia dijo...

Mi estimado amigo Salus,no se que enfermedades podrian existir es este nuestro pueblo en el año 1942 pues no lo vivi,pero me imagino que tendrian todas las derivadas de las aguas pantanosas como podrian ser el paludismo en la epoca de los mosquitos,pues esa enfermedad se trasmite por picadura y no por contacto directo,me imagino que habria filariasis tambien propia de las aguas estancadas y por otra parte existirian las propias de males condiciones de la epoca como la tuberculosis por el hacinamiento de las personas en las chozas.Las gastroenteritis de sus diversos tipos por las malas condiciones y la falta de cloracion de las aguas y por la falta de alcantarillado.Tambien me imagino que como no habia vacunaciones escolares habria trandes epidemias de las enfermedades propias de los niños como sarampion,rubeola y demas.Y finalmente estarian las producidas por la no vacunacion de os animales ya que al no existir las medidas higienicas actuales habria mucos casos de Brucelosis.
Tambien habria Fiebre Q y otras Ritkesiosis por picaduras de insectos lo que pasa que en aquella epoca muchas de estas enfermedades no se podian diagnosticar y la gente fallecia sin saber de que

el principito dijo...

Oju!!!!! D. José, me ha puesto usted el cuerpo malo.