La voz dormida

Hacía tiempo que no escribía en esta sección de la película de la semana. Anoche estuve viendo la película “La voz dormida” dirigida por Benito Zambrano basánda en la novela de Dulce Chacón. Hace algún tiempo que mi amigo Rafa me regaló y me leí el libro. Cada vez tengo más claro eso de que "¿te ha gustado más la película o el libro?" es una opción un tanto absurda. Son dos lenguajes distintos, por eso no se pueden comparar. El libro me encantó y la película también.
Cuando regresé de los Barrios acudí a Internet para ver las críticas a la película: “¿Conseguirá el cine español en algún momento abandonar o, cuando menos, relajar su tendencia a rodar una y otra vez películas dramáticas con la Guerra Civil de trasfondo?” O esta otra: “ En su lugar, la película recurre siempre al efectismo, a la lágrima, al abandono de la reflexión o el análisis en favor de un discurso unilateral y monocorde. Como comprenderán, la honestidad ideológica cae en desigual combate con esta total ausencia de pudor cinematográfico, y el resultado no tiene vuelta de hoja: otra película acartonada sobre la posguerra, otra muestra del cine español más viejo, sin ninguna densidad formal, sin ningún pliegue donde alojarse cuando aquello que estamos viendo cae en el pozo profundo de la discursividad y el artificio”

Evidentemente a mí se me ha gustado la película. Destacaría ese contraste que dibuja entre la hermana mayor comprometida y la menor que se tiene que ir adaptando a la nueva realidad. Todo el mundo coincide en que la interpretación de las actrices es de lo mejor del film. A las películas de cine yo les pido que  me hagan reflexionar y que me emocionen, está ha sido una de las películas que más ha conseguido esto último en mucho tiempo. Es cierto que se le puede acusar de melodramática y también de que toma partido hasta mancharse, pero también lo es que hay temas ineludibles y posicionamientos necesarios. Hay una escena en el que la hermana mayor le pide a la menor que su hija que está a punto de venir al mundo conozca todo lo que le está ocurriendo a ella que me parece el meollo del film. En ese sentido me gusta más esta otra crítica: “Termina la película y mientras pasan los créditos aguanto las lágrimas de emoción, me giro y veo a mi madre llorando...Y es que es una película emocionante, una entrañable historia entre dos hermanas, ejemplo de las muchas historias consecuencia de una guerra que si en algo estaremos todos de acuerdo, es que nunca debió haber sucedido…En definitiva, conmovedora y desgarradora película una vez más con la posguerra de fondo. Y que si es así?. La cartelera está para elegir. Aunque ver este tipo de películas debería ser imprescindible , porque si somos lo que somos, es por nuestro pasado.”
En resumen, sobre el tapete está el debate sobre la memoria histórica. La extrapolación es lógica ¿Está bastante estudiada la historia reciente benalupense? ¿Se han curado las tremendas heridas habidas en esta triste historia que nos ha tocado vivir? ¿Necesitamos seguir recuperándonos del miedo, del tabú, de la represión franquista… tanto años soportada? Ayer hablaba con alguien de la familia de los Seisdedos. Decía que siempre que venía al pueblo lo pasaba muy mal y que hasta hace dos o tres años no sabía muy bien que había ocurrido con su familia. Yo creo que el mensaje de esta película y de todas las que tocan el tema de la guerra y postguerra es que no podemos construir un futuro saludable escondiendo nuestro pasado. Decía Zubiri que el hombre era un ser histórico; necesita de la historia, del pasado, de la memoria para poder elegir, para escogerse entre las miles de posibilidades de los que es y puede ser. Necesitamos la historia para poder conocernos a nosotros mismos, para poder decantarnos entre varias alternativas, en definitiva, para poder optar  a ser libre.
Cuando terminé de ver la película la percepción injusta del primer franquismo había aumentado, al mismo tiempo que la necesidad de hacer algo. Y no se me ha ocurrido otra cosa mejor que recomendar que vayáis a ver La voz dormida.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Cuando el teatro se convirtió en una corsertería

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5