El fracaso de los repartos de tierras. 2

En agosto de 1836, tras  el pronunciamiento de los Sargentos de la Granja,  hubo algunos altercados públicos motivados por estos repartos. Dice Diego Caro: “Probablemente para calmar los ánimos, el Ayuntamiento siguió atendiendo las peticiones de suertes que le llegaban, concediendo las que parecían razonables y otras que no dejan de ser por lo menos “curiosas” como, por ejemplo la que aprobaba en la sesión del 24 de septiembre. Respondía a una petición de un tal Matías García, que reclamaba una suerte de 20 fanegas en Casas Viejas, comprometiéndose a cambio a enseñar a los vecinos de este poblano no solo “la Doctrina Cristiana”, sino también a “leer, escribir y a contar de valde”. Se le daba una suerte en el quinto pago de la dehesa de las Yeguas”.
En 1837 se produce un gran segundo reparto de tierras intentado mejorar y resarcir a los no beneficiados en el reparto de 1821. Dice Diego Caro: “El conflicto estallaba abiertamente a finales de septiembre, cuando se conocía un oficio de la Diputación, en el que proponía un reparto de “las tierras comunes” del término de la ciudad entre todos los vecinos y un escrito que firmaban más de seiscientos “yunteros y braceros”, pidiendo el cumplimiento de las órdenes superiores que –según decían-, exigían la devolución de las suertes repartidas “en la época de 1820 a 1823”. Otros 300 vecinos agraciados en 1821 se oponían a esta devolución y presentaban otro escrito. Se llegó al acuerdo de respetar los repartos de 1821 y hacer otro nuevo. Asistimos a otro reparto en 1841 en la regencia progresista de Espartero. Comenta Diego Caro:”A partir de ahora, la principal preocupación que van a tener los regidores municipales será el reparto de las tierras de Propios, una cuestión que había quedado paralizada en los dos años anteriores de Ayuntamientos moderados y que volvía a resurgir con fuerza en estos momentos, por las esperanzas que braceros y pelentrines habían depositado en los progresistas que gobernaban”. Dice Rodríguez Cabañas: “ofreciéndole la Dehesa de Benalup a los licenciados del Ejército “que nos han asegurado la libertad”. En éste, se destinan 150 fanegas para ejidos, o asientos de tres nuevas poblaciones: cincuenta al principio de la Mesa Alta, otras cincuenta en el sitio de Casas Viejas, y las cincuenta restantes en la Mesa de Picazo. De éstas sólo Casas Viejas tendría una acogida creciente de población desde algo antes”.

Comentarios

Entradas más vistas

Todo el mundo publica libros

Los benalupenses de a pie durante el segundo franquismo. El cambio social. Las guarderías. 24

Los últimos 40 años

El pregón de D. José Romero Bohollo. La década de los sesenta. 2

El maratón es un evento maratoniano

Las tradiciones se rebelan. El palmito. 62

El habla de Benalup-Casas Viejas. Formas de ser o estar peyorativas. 33