headerphoto

El Centro de Menores de la Fundación Márgenes y Vínculos

Leo en la página de la oficina del portavoz del gobierno de la Junta de Andalucía: " La consejera para la Igualdad y Bienestar Social, Micaela Navarro, preside en Benalup-Casas Viejas (Cádiz) la celebración del décimo aniversario del Centro de Protección de Menores de la Asociación Márgenes y Vínculos. El acto comenzará a las 16.30.
Convocatoria a los medios de comunicación
Aniversario centro de menores
DÍA: Miércoles, 19 de octubre
HORA: 16.30
LUGAR: Centro de Menores. C/ Puerto de los Chinos, s/n. Benalup-Casas Viejas (Cádiz)"
 


Han pasado diez años desde que empezó a funcionar este Centro en nuestro pueblo. Recuerdo que para nosotros fue una verdadera piedra de toque. Ahora los alumnos con más problemas disciplinarios no provienen del Centro de Protección a menores y el funcionamiento, bajo mi punto de vista, es módelico, tanto en el proceso como en los resultados. Pero al principio si hubo problemas. Hubo un caso, el único en la historia del centro, en el que tuvimos que llamar al ambulatorio para que el médico, acudió José Martínez Gracia y algun ATS, calmará a un alumno proveniente de allí. Lo contaba de la siguiente forma en la antigua página web del IES Casas Viejas, dentro de una sección que se llamaba Antología fotográfica: "
Cuando la fundación Márgenes y Vínculos cambió el uso habitual de lo que en el pueblo se conoce como "Abril" por un Centro de Menores una pequeña conmoción corrió por el pueblo. Al principio, el recelo fue el sentimiento predominante. El Instituto no fue una excepción. La integración de estos jóvenes, algunos con serios problemas conductuales, es un reto para una sociedad que superficialmente le da otorga importancia a la educación. Al principio se acordó con la Inspección de Educación y con los responsables del centro de menores que el IES Casas Viejas no podía acoger a todos estos jóvenes que tenían y debían que recibir la educación que contemplaba la legislación vigente. La fuerza de los hechos consumados ha hecho que todos estos alumnos reciban su educación en nuestro Centro. Lo de Fernando, el muchacho que le da patadas al balón en el Celemín, fue todo un símbolo. Empezó queriendo comerse el instituto y a los que allí estábamos. Como en el primer intento falló nos enseñó, sobre todo a Lara y a mí,  que la próxima vez que tuviéramos que reducir a alguien había que hacerlo con la cabeza hacia abajo. ¡Lo que se aprende en el IES Casas Viejas! Después el proceso de integración fue cayendo por su propio peso, hasta convertirse en todo un símbolo, una alegría y un orgullo para los que pensamos que una parte de nuestro sueldo es por educar a jóvenes. Dicen que si tú quieres saber cuales son los sentimientos de una persona hacia ti, solo hace falta que averigües los tuyos hacia él, que esto de los sentimientos es mutuo. Cuando Fernando vuelve en visita ocasional por el pueblo, suele buscarnos para saludarnos. Pone la misma boca y cara de interés que aparece en esta fotografía al golpear el balón. A mí me encanta comprobar que él también se siente orgulloso de nosotros". 
Esta tarde quiero ir al acto, con la esperanza de saludar a Fernando o a otros antiguos alumnos de ambos centros con los que trabé confianza y amistad. No sé si vendrán, lo que si tengo claro es que todos los trabajadores de uno y otro centro que vivimos los primeros años nos vamos acordar de Fernando y otros tantos como él que nos permitieron sentirnos satisfechos por llevar hasta su último significado lo que implica la palabra EDUCACIÓN. Dice la frase hecha que las cosas tiene la importancia que les demos. La fundación Márgenes y Vínculos nos ha permitido saber que palabras como solidaridad, comprensión, tolerancia, rectitud, conocimiento, implicación... conmueven, pero que los ejemplos o la práctica arrastra. Felicidades, desde esta humilde tribuna,  a la Fundación Márgenes y Vínculos por este proyecto hecho realidad y al IES Casas Viejas por haber estado a la altura de las circunstancias en su momento... y por continuar haciéndolo.

0 comentarios: