headerphoto

Dimisión como alcalde de Francisco González Cabaña

Aunque llevamos unas semanas sabiéndolo, la noticia la confirmó el día 13 el Diario de Cádiz,  hoy lunes 17 empiezan los trámites que conducirán a la dimisión de  Don Francisco González Cabaña como alcalde de Benalup-Casas Viejas. La mayoría de los que nos interesan estas cosas intuimos que en la práctica el poder de acción y omisión de Francisco González en el Ayuntamiento de Benalup-Casas Viejas va a seguir siendo muy importante durante cierto tiempo. Pero los grandes cambios, aunque sean revolucionarios, presentan unas secuencias paulatinas. 
La renuncia oficial de Francisco González Cabaña a la alcaldía de B/CV después de más de 28 años es, sin duda, un momento histórico por la relación que tiene con el pasado y también con el futuro. Es curioso cómo todos los periódicos hablan de 20 años, olvidándose de los 8 años que fue alcalde pedáneo. Ni se puede, ni se debe, ni es momento de entrar en valoraciones específicas sobre estos 28 años, ya habrá tiempo para ello. Habría muchas obviedades en un lado y otro de la balanza.  Pero sí son necesarias, para mí, unas mínimas consideraciones generales. Estamos hablando del alcalde que más tiempo consecutivo ha estado al frente de la alcaldía de B/CV y el que ha vivido en primera persona el mayor periodo de desarrollo en toda su historia. No sólo dimite el alcalde que ha llevado las riendas de este pueblo en sus 20 años como municipio  independiente, sino que también dimite el que culminó el proceso que le condujo a la segregación con Medina, el que ha dirigido el pueblo en su proceso progresivo en la consecución de equipamientos e infraestructuras como el nuevo Ayuntamiento, los dos centros educativos, la piscina, el pabellón deportivo, el parque de bomberos, el teatro…,o el que ha supervisado y dominado la inmensa mayoría de los hilos políticos y económicos en estos últimos 28 años, los culturales los abandonó hace algún tiempo ya. Evidentemente, Francisco González Cabaña es para la historia de este pueblo algo más que un alcalde y ahí reside también su punto débil. En el debe no es lógico que aparezcan como punto principal algunos de los fallos, explicables y normales, que ha habido en la gestión en estos cerca de treinta años, o la situación de crisis económica en la que abandona oficialmente el puesto de alcalde. Para mí el punto débil es el resultado de ese punto fuerte ya comentado, además del poco interés y respeto con el que se han tratado los asuntos relacionados con la historia. Estos días  gente que no vive en B/CV nos pregunta cómo se ha tomado el pueblo la renuncia de su alcalde y la verdad es que no sabemos qué responder. Hay conversaciones privadas, hay comentarios en los bares, hay sensaciones, hay muchos anónimos en interenet, demasiados… pero no existe nada oficial, nadie se atreve a dar su opinión públicamente; hay un tufillo a resquemor, a silencio que nos recuerda a otros hitos históricos de este pueblo, y no sólo por ese ambiente de temor, sino también porque un acontecimiento localizado y centralizado aquí está teniendo más repercusión pública fuera que dentro. Y ello no es un fenómeno que ocurre por casualidad, sino por causalidad. Son muchos años de un dominio absoluto de una sola opción política y muchas las estrategias llevadas a cabo para no perderlo. En la última etapa debido a la crisis económica y al desgate político que condujo al 7-6 de las últimas elecciones, con un número de concejales del PP impensable hace sólo unos años en este Benalup-Casas Viejas, las tácticas utilizadas para conservar el poder y los intereses del grupo encaramado en él han retratado, según mi punto de vista, actuaciones que han creado un clima demasiado tenso e inapropiado para el desarrollo de la cosa pública. Cerca de tres décadas donde se ha logrado y vivido un gran desarrollo económico, pero donde no hemos avanzado lo que se debiera en el terreno de las libertades. Es más, hay mucha gente que opina, entre los que me incluyo, que en este aspecto hemos ido para atrás, como los cangrejos y una prueba de esto puede ser  que no se habla y se comenta públicamente, como sería deseable, la dimisión oficial del alcalde, porque hay miedo. Yo creo que hay un temor generalizado a opinar sobre lo público. Y que la magnitud de la gestión realizada y el desgate público ha conducido a un desprecio por las formas que hace que no se den las condiciones adecuadas para que mucha gente pueda ejercer sus derechos políticos libremente, al mismo tiempo que empañan esa misma gestión. Son las dos caras de una misma moneda, el fondo y la forma de un partido que aún no ha terminado. La historia será notaria de la gestión global, en la que estos minutos finales tendrán una trascedencia decisiva. Se juega el resultado final, la forma en que se pasa a la historia. Esperemos que se sepa leer el partido y se recuperen las formas. Todavía hay tiempo. Está terminando una etapa y va a empezar otra.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Una retirada a tiempo es una victoria y aquí una victoria y retirada a tiempo, TU SI QUE SABES

Joaquín González Málaga dijo...

Miedo? Estamos cruzando por una etapa crucial, de muchos cambios, quizás con un importante retroceso y pérdida de algunos valores y derechos que tanto costó conseguir, pero sobre todo debemos saber que no debemos de olvidar uno de esos derechos fundamentales que es la libertad de expresión. Así que cuenta con mi apoyo!!

Anónimo dijo...

Toma miedo. Tienes razón parece un encargo.
http://www.diariodecadiz.es/article/provincia/1095595/paco/es/politico.html
Evidentemente este comentario es anónimo porque no me atrevo a poner mi nombre. Pónmelo anda.