headerphoto

Sendero por las cuevas de los ladrones

El sendero que os traigo hoy pretender fomentar la rebeldía y la reivindicación, no todo va a ser " ¡qué verde era mi valle!" Se trata de acercarnos, con las precauciones debidas, por las cuevas llamadas de los ladrones o Pretina para observar lo que el hombre contemporáneo está haciendo con el patrimonio histórico. Para ir a la cueva de los ladrones o de la Pretina tenemos que tener en cuenta que no tienen ningún tipo de protección y que están en propiedad privada, por lo que es aconsejable acompañarse de alguien que conozca el terreno y se pida permiso a la propiedad. Tomando la carretera de Benalup los Barrios en el primer cruce tomamos dirección al pantano del Barbate. Muy pronto a la derecha nos encontramos unos

grandes eucaliptos, enfrente, a la derecha, "la garganta el cuerno". Juan Cabré y Eduardo Hernández Pacheco en 1914 nos describen el lugar de la siguiente forma: “Frente al pueblo de Casas Viejas, en un valle transversal de la Sierra de las Momias, llamado Garganta del Cuerno, ya hacia el extremo Norte de la Sierra, en el tondo de un crestón de arenisca, roca cuyos estratos tienen dirección paralela á la Sierra, se abren tres cuevas de unos ocho á diez metros de profundidad y otros tantos de anchura y altas bóvedas, que en conjunto se conocen con la designación de Cuevas de los Ladrones”. Lo abrupto del terreno hace complicado localizarlas.
Los mismos autores describen las pinturas que observaron de la siguiente forma: “La primera de ellas, ó sea la más próxima al cauce de la garganta, tiene en su pared del fondo extensas filas y grupos de puntos é impresiones positivas de manos en rojo. Además, animales estilizados y signos de difícil interpretación. En la segunda cueva sólo hay estilizaciones humanas, también neolíticas. En la tercera cueva, en su pared izquierda y próximo á la entrada, aprécianse restos de la decoración á modo de friso, del que no queda más que manchas informes de pintura y el animal sin terminar. Se trata de una cierva bramando. Todo el contorno del animal está grabado, como asimismo la abertura de la nariz y el ojo; después se ha rellenado con una tinta lisa, salvo el ojo, procedimiento común en la región oriental de España”.
Pero su conservación actual es mucho peor que en 1914. Estas pinturas neolíticas, en su mayoría, también constituyen un monumento a lo que no debería hacerse. Pues junto a ellas y a veces superpuestas, incalificables personas contemporáneas se han dedicado a pintar sobre ellas. Además abundan los trozos de pared donde la huella del robo de pinturas prehistóricas está claro.
De Mas Cornellá tomamos información sobre las cuatro cuevas de la Petrina o de los Ladrones. “La 1 es una cavidad muy expuesta a la insolación. Se han desprendido grandes lajas de las paredes y del techo, presumiblemente de forma artificial, ya que ha sido utilizada como refugio o majada… El techo también está ennegrecido por el humo de hogueras. La 2 presenta una pared rocosa…El soporte de la representación es una lámina muy delgada… La 3  se encuentra sobre un soporte muy fragmentado, 
con abundantes desconchones. La erosión eólica ha destrozado parte de la pared del abrigo y creado, dentro de la propia cavidad, una visera muy frágil y delgada que podía romperse con los dedos…La 4 es una cavidad muy expuesta a la insolación. El techo está ennegrecido por el humo de hogueras. Hay pintadas de grandes dimensiones en las paredes y numerosos bloques de piedras en el suelo”. Podemos aprovechar la visita para hacer fotos, buscar espárragos, ir a algunos de los dos pantanos o darse una vuelta por el entorno donde hay innumerables cuevas con pinturas. De ellas la única protegida es la del Tajo de las Figuras y lleva cerrada al público desde el 10 de octubre de 2008.
Si subimos a la cima nos encontramos alrededor de treinta enterramientos antropomórficos. Desde ahí subimos hacía el punto más alto, el mirador natural es maravilloso, oteándose perfectamente los dos pantanos.
El mapa con la localización de las cuevas es de Uwe y Uta Topper. La primera y penúltima foto es de Jerome Mintz

0 comentarios: