headerphoto

Sendero por la presa del Barbate

El sendero de hoy es de una gran facilidad y con él podremos comprender los últimos cambios acaecidos en la zona. También nos servirá para apreciar la riqueza botánica y faunística del parque. Dice la guía de los 300 senderos: “El aliciente fundamental de esta ruta es la presa del Embalse de Barbate, desde donde se puede observar unas espectaculares vistas del embalse y del Parque Natural de los Alcornocales aprovechando el mirador situado junto a la presa. El pantano se localiza en el valle del río Barbate y es el elemento fundamental del sistema de
protección de inundaciones de las zonas regadas y regables aguas abajo, principalmente en la superficie ocupada antiguamente por la Laguna de la Janda. Durante el recorrido se aprecia la vegetación reinante en la zona, principalmente dominada por el alcornoque y el acebuche, teniendo la posibilidad de conocer la vegetación riparia del río Barbate”.

Tomando la carretera que va hacia los Barrios, a los dos kilómetros, aproximadamente, tomamos el primer cruce hacía la izquierda en dirección a la presa del Barbate. Aquí podemos pescar, pasear tranquilamente o buscar espárragos, si nos apetece. Si lo que nos gusta es hacer senderismo podemos planear una excursión de unas cuatro horas de duración. Siguiendo la ribera derecha del pantano, entre alcornoques, majoletos, quejigos y acebuches vamos paseando, observando las vistas sobre el pantano, hasta llegar al lugar conocido como "la boca de las puercas", uno de las zonas más bonitas del entorno natural de Benalup, teniendo siempre en cuenta que estamos en zona de propiedad privada y hay que pedir, como siempre, los permisos respectivos. Puedes combinar el paseo con la recolección de productos naturales del campo como los espárragos. Esta zona es riquísima, como todo el parque, en cuanto a fauna se refiere. De hecho la fundación Migres tiene aquí una sede, ya que actualmente trabaja en un proyecto de reintroducción del águila pescadora.
La construcción de este pantano no sólo ha afectado a esa zona y el parque natural, sino también a la comarca de la Janda, ya que su construcción supuso un desequilibrio económico entre la zona alta y baja de la cuenca. Desde esa perspectiva se entiende que el pueblo de Alcalá se niegue a que se acometa la construcción de un nuevo pantano en el río Álamo.  Como dice Juan Clavero: “El tiempo ha venido a dejar más patente si cabe la paradoja de este plan de desecación: una valiosísima zona húmeda se deseca para transformarse en tierra de regadío, valles y campiñas se inundan para retener el agua de los ríos y favorecer la desecación de la laguna, y al final, zonas del vaso de la laguna se terminan por reinundar de nuevo con el agua de los embalse para el cultivo del arroz". José Luis Blanco insiste en el mismo argumento:"El resultado ha sido trasladar la laguna de la janda unos kilómetros río arriba, para que ahora inunde los mejores suelos de Alcalá, después de gastar ingentes cantidades de recursos en su mayoría públicos en: los túnels de desague a las marismas, la red de canales para la distribución del agua y la construcción de las presas de Almodóvar, Celemín y Barbate... Hoy el Pantano del Barbate cubre con el agua que embalsa nuestras

mejores tierras, para que no se inunden las de la Janda y los que han devenido en sus propietarios tengan agua suficiente para sembrar el arroz, del que salen las nubes de mosquitos que asolan los municipios cercanos y lastran su potencia desarrollo turístico. Toda el agua de la cuenca para un cultivo que no genera empleo, ni aporta valor añadido a la zona y cuya rentabilidad depende las subvenciones que recibe de la Unión Europea".
El sendero transcurre por zonas donde predominan los aprovechamientos tradicionales del parque; la caza del corzo y venado, la corcha, la ganadería vacuna...

0 comentarios: