headerphoto

Sendero por la finca del Canuto

El sendero de hoy tiene una gran facilidad para hacerse y para observar una de las joyas del parque de los alcornocales; los canutos. También nos va a servir para hablar de las monterías. Dice la guía de los 300 senderos: “Esta ruta recorre un canuto de aguas cristalinas donde se podrá observar un precioso bosque de laurisilva. Esta formación vegetal es más propia de climas subtropicales y nos da una idea del clima que hubo en la zona en la edad
terciaria. Fuera de este espacio se pueden encontrar otras especies menos exigentes con el clima como los quejigos, alcornoques, acebuches, agracejos, lavandas o labiérnagos. La ruta finaliza en la cima del cerro pajarraqueras, donde la  vegetación escasea y el porte es más bajo, destacando las especies de brezos y jaras. Desde la cima se puede contemplar una maravillosa vista panorámica”.

Hace ya mucho tiempo que Guillermo Guerrero  Cabeza para la página del IES Casas Viejas describía esta ruta: “Esta es otra excursión que podemos realizar en el entorno de las Lagunetas, muy recomendable para los amantes de la naturaleza. Por la carretera que conduce hacía los Barrios, nos dejamos atrás esta zona, pasamos también la entrada al Monasterio del Cuervo y aproximadamente a dos kilómetros a la derecha nos encontramos la cancela de la finca del Canuto, en la que veremos un gran acebuche. Dejamos el coche y empezamos a andar, pasamos un gran acebuche y llegamos al cortijo, en el cual se le pide permiso al guarda, que no suele poner impedimentos a la visita. Junto a la casa comienza un bosque galería compuesto por alisos y una vez empezamos a subir por dicho canuto podemos contemplar un importante y precioso bosque de laurisilva, que recordemos que se trata de restos del periodo geológico del terciario, cuando toda esta zona era una auténtica selva, compuesto por hojaranzo, laurel, durillo, adelfa, helecho, etc. Las aguas cristalinas que bajan por el canuto completa este hermoso lugar. Fuera del canuto encontramos otras especies menos exigentes con el clima como los quejigos, los alcornoques, los acebuches, los agracejos, bayón y lavandas o los labiérnagos. Posteriormente subimos a la cima, donde ya la vegetación escasea y el porte de ella es más bajo, destacando las especies de brezos y jaras, que en primavera son dignas de contemplar por su floración. En esta zona la planta más llamativa y original es la drosófila. Esta planta de unos 15 centimetros y de flor amarilla se alimenta de insectos, que son capturados por unas ventosas repletas de líquido adherente. Esta planta aprovecha de estos insectos el nitrógeno que no puede tomar de la tierra. Desde la cima la panorámica vuelve a ser inmensa, observándose el Picacho, Sierra Aljibe, Álcala de los Gazules, Benalup,  Sierra Montecoche, Sierra Blanquilla y Sierra Momia. Bajamos por un poco más a la derecha que el camino de ida, a unos 500 metros, para no repetir el itinerario”.
Este canuto es un ejemplo típico de la singularidad más relevante desde el punto vista científico del parque de los Alcornocales. Los canutos son estrechos valles encajados entre un conjunto de sierras de pendiente suave que discurren por los abundantes arroyos que se forman. Se trata de un bosque de galería de tipo subtropical o laurisilva, vegetación típica del Terciario en Europa y que en la actualidad sólo se da en pequeñas gargantas de Turquía y España.  Estos valles excavados por los cauces fluviales están formados por laurel, rododendro, avellanillo, durillo, aliso, acompañados por acebo, y ejemplares de helechos poco comunes en nuestros bosques. La vegetación de los canutos presenta una gran variedad florística. En su interior predomina un microclima oceánico húmedo que ha permitido la existencia de especies relictas, no extintas. Los rododendros u ojaranzos contribuyen a ese microclima especial ya que le dan forma al bosque galería.
El aprovechamiento más importante de esta finca en la que se sitúa el canuto es el de las monterías. En los años sesenta-setenta la caza mayor “legal” llega a la sierra echando fuera de ella otras actividades tradicionales. El ciervo que estaba a punto de desaparecer fue reintroducido y a su vez casi hace desaparecer al corzo. En la actualidad este está puesto de nuevo de moda y le está ganando terreno al ciervo. La caza mayor es la actividad económica más importante de la sierra, genera beneficios económicos, por la venta de puestos, por la contratación de batidores y secretarios, por el pago de los 21 perros en las realas, o las diversas guarderías. La caza mayor ha sido la gran beneficiaria de los cambios surgidos en los años sesenta, del éxodo rural y del vaciamiento de la población de la sierra.

2 comentarios:

Fernando Mateos Castro dijo...

Bonita foto, ese aliso en medio del arroyo de "El canuto" me suena.

Jose Luis Escandon dijo...

Permisos: No necesarios?
Hoy 12/12/2015 me he acercado con mi familia para realizar la ruta de la finca el canuto, siguiendo las indicaciones de su web. Y al poco de ir andando se nos ha acercado un todo terreno que nos ha expulsado de la finca indicando que es privada, que la tenemos que abandonar y que la información que pueda haber publicado en Internet no es correcta, que por allí no puede pasar nadie que tiene dueño.
íbamos por un lateral, 2 adultos y 2 niños, solo con una cámara de foto y sin molestar a nada ni a nadie, le hemos indicado al guarda que la ruta también esta publicada en la web de la junta de Andalucía a lo que nos ha respondido que alguien la debería de borrar.
Cara de tontos, engañados, muchos kms de carretera para nada, deberían de ser mas consecuentes con las cosan que publican y no reírse así de la gente.
Jose Luis Escandón jlescandon@ono.com