headerphoto

Los fines recientes del Monasterio del Cuervo. 1

Los fines o usos que ha tenido el Monasterio del Cuervo han sido muy variados y diversos. Siempre fue lugar de aprovechamiento de los lugareños como bien común del Ayuntamiento de Medina, luego cuando pasó a manos de la orden Carmelita dominaron los usos monásticos y “turísticos”, después pasó a manos privadas, tras recuperarlo el ayuntamiento como bien propio, evolucionando desde los usos propios de la economía depredadora a otros más actuales como el corcho, el venado o el ganado vacuno. También hubo un intento reciente de un uso turístico como hotel de gran lujo.
Siempre estos usos están ligados al carácter de la propiedad. Esto es lo que vamos a tratar en estos cuatro pots sobre los últimos fines del Monasterio del Cuervo. “Mi Amado, las montañas. Los valles solitarios nemorosos. Las ínsulas extrañas. Los ríos sonorosos. El silbo de los aires amorosos…” Estos versos del Cántico de San Juan nos sirven para contextualizar el apartado espiritual, divino, incorpóreo y místico del Monasterio del Cuervo. Pero hay otro lado, más material y humano que coexiste con el anterior y le ha otorgado esta dualidad característica de este paraje. Menos de 120 años estuvo este lugar en manos de la orden carmelita, no obstante esa ocupación le ha marcado el carácter. Cuando es desamortizado en 1835, el Ayuntamiento de Medina recurre a la cláusula de revisión planteada a la firma de la cesión en 1715, pero en vez de restituirlos como bienes del común, lo hace como propios para poder sacar más beneficios de ellos, al poder alquilar o arrendar a los bienes de esa categoría. Ese fue el gran error, pues con la desamortización de Madoz, pasaron a bienes del estado y de ahí en pública subasta a manos privadas. Poco sé de los propietarios del siglo XIX sí de los de la segunda mitad del XX, empezando por Andrés Pérez Mena, continuando con Vicente Ruiz, el molinero y Gregorio Quesada, el Canito. Con ellos se mantuvo una explotación extensiva, con la presencia siempre de ganado vacuno y descorche, pero cambiando la explotación del carbón por la caza del venado, al final del periodo. Continuaron los usos tradicionales por parte de la población colindante, caza, recolección de frutos, carboneo…Desde la desamortización hasta los noventa el monasterio fue sometido a un proceso de degradación importante. A principio de siglo los saqueadores robaron todo el preciado plomo de las juntas entre las piedras (sería por la crisis económica como ahora), siendo esto la causa de que la cúpula se hundiera; las vigas de madera se consumieron entre las llamas de un violento incendio forestal, dejando el edificio de estilo gótico – renacentista medio destruido. La gente se llevo madera, piedra… todo lo susceptible de ser utilizado en otras construcciones. Hasta  la postguerra fue terreno visitado por contrabandistas, estraperlistas, furtivos y maquis. También fue escenario de las hazañas del hermano Antonio o de la vida natural del último eremita, laico, de la zona; el tío Coronil. Además de las prácticas campistas y paranormales que se pusieron en boga en los años sesenta. Hasta Kirk Douglas llegó a rodar escena de una película del Oeste, pero hasta ahora no he podido localizar su título.
Después vino una empresa de capital belga, liderada por Bernard Devos, que continuo con los usos cinegéticos, vacunos y corcho. Debido a la dejación y el grado de destrucción que presentaba el entorno se prohibieron las acampadas y se regularon las visitas; una vez al mes coordinadas por el Ayuntamiento de Medina. Pero con posterioridad, en 2003 Francisco Carrera, Alcalde de Medina Sidonia, suspende las visitas al Monasterio alegando peligro para los visitantes por ruina del edificio y despide al guía encargado de dichas visitas, situación que se encuentra en la actualidad. La empresa belga, dedicada, entre otras actividades, al turismo, intentó la explotación turística del lugar, con la creación de un hotel de gran lujo. Como no consiguió los permisos oportunos de la Junta de Andalucía vendió la propiedad y dirigió su negocio hotelero al campo de golf de Benalup.

2 comentarios:

Jose Martinez Gracia dijo...

Salus sabes lo que en la actualidad se esta tramando alli con ese edificio en la entrada,me imagino que en los proximos pots lo contaras,sini me gustaria que lo investigara

Salustiano Gutiérrez Baena dijo...

A ciencia cierta no lo sé, yo creo que no lo sabe nadie y depende de muchos ponderables, entre ellos la situación económica y política general. Pero sí hay algunos datos que nos dan pistas. Los he econtrado en internet. Los doy en tres próximas entradas. La metodología de estas entradas es dar datos, para que la gente saque sus conclusiones. Me parece que estamos ante un tema serio, no sólo por este caso, sino por otros más que hay en la zona. Gracias, por tu comentario. Este fin de semana no nos vamos a ver, voy de "bodorrio" a Íllora. Así que como no nos podemos ver en los bares, nos seguiremos leyendo en los blogs.