headerphoto

La Guerra Civil en Benalup de Sidonia. La victoria. Incompatibilidad de caracteres. Y 4

El procesamiento se hace en el mismo juzgado y por parecidos motivos, no obstante el fallo es distinto para uno y para otro. Podemos leer en el auto de procesamiento de Juan Sopas “que según los informes del Comandante de la Guardia Civil de Casas Viejas, Alcalde este Ciudad y Jefe de Falange de dicha aldea, Juan Rodríguez Guillén fue el principal dirigente de los sucesos de la aldea de Casas Viejas, el año mil novecientos treinta y tres, siendo gran propagandista de las ideas marxistas, dedicándose al reparto de hojas subversivas, impidiendo la salida del auto-correo de dicha aldea el día del movimiento revolucionario el citado año mil novecientos treinta y tres, y de los informes del Alcalde, Jefe de Falange de Daya Vieja y del Comandante del Puesto de la Guardia Civil aparece que fue nombrado Jefe de Almacenes de la Colectividad, enrolándose en la FAI y CNT, haciendo una gran propaganda marxista, hablando mal de las autoridades Nacionalistas…siendo de mala conducta”.  Le caen 12 años y pasa en la cárcel 3.
En el sumario de José Suárez podemos leer: “Que de buena conducta, afiliado a la UGT y lider de los obreros acentados por el Instituto de la Reforma Agraria en la Comunidad de campesinos del Cortijo de Malcocinado, del pueblo de Casas Viejas… El día 21 de julio de 1937 huyo del Cortijo donde residía internándose en zona roja, movido del terror que le produjo la noticia de la llegada de las Fuerzas Regulares de Marruecos y la amenaza de que fue objeto por parte de algunos elementos rojos que le dijeron que sería fusilado por haber sido de la reforma agraria. En zona roja el procesado, aprovechó el destino que le dieron en la reforma agraria para proveer de víveres a varias personas de derechas…FALLAMOS que debemos absolver y absolvemos a José Suárez Orellana”. Entre las causas de la derrota republicana, los historiadores establecen la atomización y las disputas internas como una de ellas.
La postguerra fue dura para ambos e independientemente de que uno estuviera tres años más en la cárcel que el otro, los dos tuvieron que luchar mucho en ella, para salvar los obstáculos y el sambenito de rojos que le había asignado el franquismo. En la postguerra se convierten en cédula dormida, en dominio del escepticismo y el desencanto. Los dos son el signo de una republica que se divide, se atomiza y se autodestruye. Los dos, desde distintas posiciones, luchan por una España y una Casas Viejas más justa, más libre y más igualitaria. A los dos le ha tratado mal la historia, antes y ahora.  Uno quedó marcado injustamente como culpable de unos Sucesos en los que la dinámica de la vida le llevo a participar en su primera fase, pero a huir cuando intuyó que venían mal dadas. El otro, socialista de vocación y acción, deambuló con ese estigma durante el franquismo y la democracia no le ha reconocido ni su acción, ni su biografía, pues sus memorias siguen sin ser publicadas. Son de los  personajes más atractivos para mí de la historia de B/CV de la primera parte del siglo XX. Los dos son iconos de una república que podía haber sido y no fue, porque no la dejaron ser.

0 comentarios: