headerphoto

La Guerra Civil en Benalup de Sidonia. La victoria. Incompatibilidad de caracteres. 1

Los dos políticos más importantes de la Segunda República en Casas Viejas son Juan Rodríguez Guillén y José Suárez Orellana, comenzaran su singladura juntos con la llegada de la Segunda República y terminará con la llegada del franquismo, después de la guerra. Representan dos formas de ver la política, desde la izquierda, pero en posiciones antagónicas. Estuvieron enfrentados muchos años, en 1940 están los dos en una celda de castigo. Los dos pierden.

El 5 de junio de 1931 hubo elecciones municipales, tres fueron los concejales que aportaba Casas Viejas; Suárez Orellana, Juan Sopas y Juan Bascuñana. El primero de clara sindicación socialista va a ser el elegido por Ángel Butrón el alcalde de Medina para sustituir a los Alcantara Serrano, como viejos y tradicionales alcaldes en la monarquía (volvieron en la guerra civil). El segundo en un principio se aproxima a Suárez, pero rápidamente se pelean y vira hacia los anarquistas. De este momento parten las disputas entre los radicales y los socialistas, entre Juan Sopas y José Suárez que van a marcar la segunda república en Casas Viejas y que se van a encontrar al final de la Guerra Civil. Para comprender estas disputas hay que entender que Sopas maniobró entre el partido radical y los anarquistas. En el listado de asociaciones profesionales de Cádiz aparece el sindicato de trabajadores agrícolas de Casas Viejas, el mayoritario, de inspiración anarquista, creado el 12 de enero de 1932 por Juan Rodríguez Guillén (Juan Sopas) y presidido por José Monroy (“El bailaor”). Dice Suárez en Los anarquistas de Casas Viejas:”En Casas Viejas, los socialistas tenían entre treinta y cuarenta miembros. Los organicé y me convertí en su presidente. Teníamos los hombres más instruidos e inteligentes del pueblo. La CNT tenía los que no sabían leer ni escribir”. Juan Sopas dice en el mismo libro: “Debía haber cincuenta socialistas, pero no estaban organizados como tales. Cuando me cambié de los socialistas a la CNT, los obreros me siguieron. No confiaban en Suárez”. Primero fue alcalde Suárez, que dimitió el 29-8-1931, el 29-2-1932 lo sustituye el radical Juan Bascuñana hasta el 29-2-1932, más próximo a Sopas. En los sucesos del 33, Suárez que se refugia en un primer momento en su casa con su cuñado Francisco Fernández temiéndole a las represalias anarquista, cuando llegan las fuerzas de orden público y se restablece la normalidad, ejerce de hombre fuerte y achaca a los radicales y a los anarquistas la culpa de lo ocurrido y pone un nombre en el altar de la culpabilidad: Su enemigo político Juan Sopas. Este, intuyendo lo que podría pasar, huye a Cádiz nada más comenzar los tiroteos con la Guardia Civil y no va a volver hasta el indulto de febrero del 36, la concesión de amnistía por delitos políticos del Frente Popular, pero por poco tiempo, porque al comprobar el ambiente hostil creado hacia su persona por las autoridades y algunos vecinos se vuelve de nuevo a Jerez.
En la fotografía del archivo familiar aparece José Suárez, su esposa y una nieta.

0 comentarios: