headerphoto

El itinerario al Tajo de las Figuras 1

El monumento más importante y visitado de Benalup-Casas Viejas es sin duda la cueva del Tajo de las Figuras. Los cabreros y la gente del campo conocían desde siempre estas pinturas, atribuyéndosele la autoría “ a los moros”. Pero será en 1913 cuando los médicos locales Don José Espina Calatriú y D. Rafael Bernal comunican la existencia de este yacimiento al cura gaditano Victor Molina. El 19 de Abril de 1913 visitan la cueva y realizan un informe. Dice la guía de los 300 senderos de la Diputación que estamos siguiendo: “Sendero de corto recorrido , con el único objetivo de conocer el Tajo de las Figuras, una cueva natural so cavada en la roca, en la que se encuentran una infinidad de pinturas rupestres. Los pintores prehistóricos representaron escenas de la vida cotidiana, junto con otras de índole mágico-religiosa. Entre las pinturas hay algunas muy particulares de aves, que desvelan una parte del pasado de esta zona. S e pueden encontrar flamencos, calamones, cigüeñas, e incluso grullas, que fueron alguno s de los habitantes de la Laguna de La Janda, un humedal desecado para su aprovechamiento agrícola hace más de cincuenta años. Por esta particular situación, el Tajo de las Figuras es conocido como un observatorio ornitológico prehistórico”.
Es aconsejable dejar el coche en el área recreativa. Allí además de actividades lúdicas y de ocio podemos observar restos de poblamiento romano y dos grandes dólmenes.
Si tomamos el sendero señalizado nos conducirá a la cueva del Tajo de las Figuras, pero antes de llegar a la carretera nos topamos con una necrópolis neolítica compuesta por 15 dólmenes o túmulos que ya descubriera Breuil o Mergerina a principios del siglo XX. Se disponen en el terreno que hay a la derecha de la carretera y en la ribera del pantano del Celemín. Aunque durante mucho tiempo no se ha conocido su existencia, actualmente están siedo sometidos a un proceso de limpieza general y puesta en valor del conjunto de dólmenes.
Desde la zona de acampada al abrigo hay un kilómetro, recorrido que lo podemos aprovechar para disfrutar de la vegetación del Parque de los Alcornocales. A la entrada nos encontramos  con un hermoso sotobosque compuesto de brezo, lentisco, jaras y algunas plantas aromáticas como  lavanda, poblado de ginetas y meloncillos. Pero la planta protagonista es el palmito, única especie de su familia que crece silvestre en Europa. Más arriba va apareciendo el bosque con la presencia de algarrobos, alcornoques y acebuches, hábitat ideal para los corzos y los venados que pueblan estas sierras. Llegando al abrigo tenemos que salvar el desnivel de 3 ó 4 metros a través de una escalera metálica. El habitáculo tiene unos 8 metros de profundidad, una altura entre 1'5 y 2 metros y la anchura de 3 a 4 metros. El suelo una inclinación de 45 grados y es resbaladizo.
En este conjunto pictórico existen tres tipos de estilos, que a su vez se relacionan con tres momentos cronológicos. En el estilo seminaturalista domina el color rojo claro o negro, donde las figuras aparecen formando escenas y se ve claramente lo que se quiere representar. Luego está el estilo semiesquemático, donde predominan los colores rojos oscuros y parduzcos,es más esquemático y esta más cerca de la escritura jeroglífica, siendo pinturas del principio del Neolítico. Por último, están las pinturas de color blanco, las más modernas, de finales del Neolítico, Edad de los Metales o incluso de época romana. Son de estilo esquemático, es decir, que representan una idea no una forma. En cuanto a la temática también es triple. Por un lado, animales, por otro, humanos, y, por otro, signos abstractos. De entre los animales destacan dos especies; los ciervos y las aves. El ciervo es el protagonista principal de estas pinturas, lo sigue siendo de la fauna actual en estas montañas. Las aves también dominan por doquier, es la gran característica de estas cuevas, la repetición de este tipo de animal, hecho que no se da en otras zonas de pinturas rupestres en España. El segundo tipo de personajes son las figuras humanas, aparecen hombres, niños, mujeres, diosas, etc. El tercer elemento son los signos, de gran importancia en estas cuevas: No olvidemos que el estilo dominante es el esquematismo y que su repetición es tal que muchos autores consideran que estamos asistiendo al inicio de la escritura, aunque sea una escritura jeroglífica.

0 comentarios: