Sendero por las Gargantillas. 1

Este sendero nos va a servir para disfrutar de la naturaleza, visitar tumbas antropomórficas y sobre todo observar como se vivía en esta zona hace unos cincuenta años cuando los alcornocales todavía era un bosque humanizado. Para la realización de esta entrada he contado con la colaboración (lo ha hecho casi entero él) de mi amigo Leonardo Estudillo.
Dice la guía de los 300 senderos: “Este sendero brinda la posibilidad de observar la vegetación típica del Parque de los A lcornocales, encontrándose con alcornoques, acebuches, jaras, brezos, lentiscos,
labiérnagos, aulagas, espinos y aladiernos entre otros. También es posible apreciar la vegetación propia de los canutos. gracias al arroyo de las Gargantillas. Durante el recorrido se tiene la ocasión de ver cuevas con pinturas neolíticas y tumbas antropomórficas. Para finalizar, tras subir por un bosque mediterráneo, se llega a la cima de Sierra Momia, desde donde se puede contemplar una magnífica vista de Benalup- Casas Viejas, Medina Sidonia y los embalses del Celemín y del Barbate".
Una vez pasada la Venta Estudillo y Correro a unos 800 metros y poco antes del puente, a la izquierda veremos una cancela de hierro donde figura el nombre de “Las Gargantillas”. Normalmente esta cancela tiene un candado cerrado con llave porque el carril es particular para el servicio de varias fincas. (Para hacer este recorrido se debe pedir permiso a los propietarios, sobre todo si es en período de berrea o de monterías)
A la derecha de la cancela podemos atravesar el alambrado por una tabanquera. Nos encontramos en “La Roza de los Espinillas”. Una vez atravesada la roza, como a unos cien metros pasamos la linde y entramos en la roza de Juan Castro. A mitad de la misma, entre eucaliptos, lentiscos arbóreos y álamos blancos están las ruinas de los ranchos de varias familias “García Moreno”, “Castro García”, “Mateos López” “Cruz Jiménez” entre otras. Rodeados de paredes de piedra seca se aprecian todavía los huertos perdidos con  chumberas americanas, chumbos colorados, chumberas mixtas, almendros, parras, granados, membrillos y olivos.

Seguimos el carril y tras dejar atrás una pequeña vaguada y una casita forestal entramos en la roza de “Albaida”. Aquí podemos apreciar unas ruinas de casas y horno de pan, pero lo que más destacan son las 23 tumbas antropomorfas que se encuentran en las lajas de piedra arenisca.  Algunas tumbas están casi gastadas por la erosión y otras cubiertas por la vegetación (acebuches). Sobre su origen no se sabe nada. No hay ningún indicio en textos antiguos sean latinos o árabes. Científicamente se les ha querido  atribuir un origen visigodo por su semejanza con las tumbas del noroeste de España del tipo llamado "Olerdolano", pero ni aquí ni en otros lugares se han encontrado restos que indiquen su procedencia. Es necesario señalar que estas tumbas aparecen siempre cerca de abrigos con
pinturas rupestres y que están orientadas hacia el este. Por ello, hay quien las data a finales del Neolítico y en la Edad de los Metales cuando sus pobladores entraron en contacto con los fenicios y la cultura tartésica. Están talladas en la roca, tienen formas suaves y bordes redondeados, son alargadas y estrechas formando la silueta de una figura humana y su anchura es algo mayor en la parte correspondiente a la cabeza. Tumbas de este tipo hay en varios puntos de estas sierras: en la Sierra Momia , en la finca Picasso, en Jimena, en Naveros, en el Tajo de las Figuras, en la garganta del Cuerno, en Bacinete...
Desde la roza de Albaida si miramos a la falda de la montaña veremos con extrañeza una alta palmera, al pie de la cual estaba el “huerto de la palma” de una familia que allí vivía de la arriería y el carboneo. Actualmente han restaurado y ampliado la primitiva edificación.
La tercera foto es de Francisco Segovia y la quinta de Jerome Mintz.

Comentarios

Salustiano Gutiérrez Baena ha dicho que…
He recibido un anónimo sobre el pots del sendero por las Gargantillas. Recuerdo que se especifica claramente que se circula por terreno privado y por tanto sin permiso no se puede hacer. Digo en el pot "
Normalmente esta cancela tiene un candado cerrado con llave porque el carril es particular para el servicio de varias fincas. (Para hacer este recorrido se debe pedir permiso a los propietarios)"
Mi correo es salustiano.gutierrez@gmail.com.

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV