headerphoto

Sendero a la Torre de la Morita 1

Este sendero también se puede hacer andando o en bicicleta. Desde la calle Medina podemos enlazar con la de Benalup y desde este con el paseo del Tajo que en la actualidad se encuentra en obras, pero que se vislumbra como una de las avenidas más espectaculares de la localidad por sus vistas hacia la antigua laguna de la Janda y al parque de los Alcornocales. Dejando el campo de golf a la derecha nos adentramos de lleno en el itinerario. Dice la guía de los 300 senderos de la provincia de Cádiz: “Este sendero conecta, por la vía pecuaria Colada de Benalup, el núcleo urbano principal del municipio con el castillo de Benalup y la Torre de la Morita. Se trata de un bonito sendero entre acebuches y lentiscos. A un kilómetro aproximadamente, se encuentra a la derecha de la cancela una finca donde se sitúa la torre. Esta construcción de origen árabe, se ubica sobre una atalaya y ofrece una bonita panorámica de los pueblos de la comarca de la Janda. El castillo era un importante enclave estratégico militar y agrícola del cual, actualmente sólo se conserva el torreón interior, dos de las cuatro torres exteriores junto con la muralla, y una habitación por la que se puede acceder a la azotea para apreciar mejor el paisaje. Como aspecto de interés resaltar la abundante flora y fauna que se encuentra en sus inmediaciones, destacando la posibilidad de ver rapaces sobrevolando el castillo”
La Morita se emplaza en el lado meridional de la mesa, siendo por tanto un importante enclave estratégico y militar. Cuenta Romero de Torres en el libro ‘Catálogo monumental de España’ que en las proximidades de la torre “hay restos de una calzada romana en el camino viejo que va al castillo de Benalup a unas tres leguas de Medina Sidonia, poco antes de llegar a Casas Viejas”.
Parece que se construyó en el siglo XIII como una alquería con funciones agrícolas y defensivas. Dicha posición de atalaya la ha conservado siempre no en vano en la batalla de Casas Viejas previa a la de Chiclana en 1811, en dicha posición tuvieron lugar importantes escaramuzas entre un destacamento francés y las tropas angloespañolas. En la actualidad ese dominio estratégico sobre la antigua laguna de la Janda y del Parque de los Alcornocales se ha transformado en un recurso paisajístico de gran potencial turístico que lo está aprovechando el cercano campo de golf.
La torre en sí  tiene semejanzas con otras construcciones cercanas como el Castillo de Torrestrella y Gigonza.  En el área abundan formaciones de pizarra, pero la construcción del castillo está realizada en piedra ostionera. En sus orígenes, la Morita contaba con un torreón central –la parte que mejor se conserva en la actualidad– rodeado por otras cuatro torres más pequeñas –de las cuales se conservan dos– y una muralla. La puerta adintelada da paso a una sala amplia con una preciosa bóveda vahída, construida de ladrillo. En la actualidad se encuentra cerrada al público por su lamentable estado de conservación.
Pero la alquería árabe no sólo tenía función militar, también agraria. Las últimas hipótesis plantean que el poblamiento disperso en la zona comenzó en torno a las huertas y los molinos harineros. De ambos tipos se encuentran ejemplos en los bordes de la mesa tanto en los Badalejos, como Cucarrete, como Casas Viejas o esta zona denominada Benalup. En un documento del siglo XVIII recuperado por Jurado Sánchez dice: “A mano derecha, en la dehesa de Benalup, hay una torre antigua que llaman el Castillo de Benalup, jurisdicción de Medina y, a un tiro de fusil de dicha torre, una rivera con cinco molinos que llaman de Benalup, de una piedra cada uno, y muelen con el agua que nace junto a dicha torre.” 
Un paseo por las inmediaciones nos permite reconocer las huellas musulmanas en  los sistemas de explotación incorporados por ellos, como los molinos las norias, o las acequias o las tajeas...

0 comentarios: