headerphoto

Sendero de Benalup a Facinas. 1

Estamos viendo en esta serie de senderos por B/CV que la riqueza histórica y medioambiental de la zona esta fuera de toda duda. Posiblemente uno de los senderos con mayor atractivo desde el punto de vista natural e histórico es el que vamos a tratar hoy. Dice así la guía de los 300 senderos de la Diputación que estamos siguiendo:“El sendero comienza desde Benalup-Casas Viejas por donde discurre el corredor verde Dos Bahías pero muy pronto se abandona para seguir en línea recta todo el camino por las vías pecuarias Cañada Real de Algeciras y Cañada Real de Algeciras a Tarifa y Medina Sidonia hasta finalizar cerca del núcleo urbano de Facinas (Tarifa). Durante la primera parte del recorrido se atraviesa los cauces de los ríos Barbate y Celemín, entre la antigua laguna de La Janda y el embalse del Celemín. Posteriormente se bordea el límite del Parque Natural de los Alcornocales, disfrutando de las vistas que ofrece la Sierra del Retín al Oeste y las Sierras de Blanquilla, Sequillo y del Niño al este”. Sin duda, la desecación de la Janda será la protagonista de esta ruta. La laguna de La Janda fue durante muchos años el humedal más extenso de España y el más rico ecológicamente de Europa. Ambas cosas se perdieron con la desecación de la laguna de La Janda. La gran biodiversidad existente en la zona se debía a la densa cobertura vegetal existente en esta zona húmeda (aguas estacionales, dulces y de escasa profundidad) y a que su estratégica situación al sur de Europa la convertían en un área de descanso y paso obligado para millones de aves que migraban a través del estrecho de Gibraltar. No olvidemos que el Estrecho de Gibraltar y el del Bósforo son las dos grandes rutas mundiales en cuanto a las migraciones de aves, tanto en época prenupcial
como posnupcial.  Por desgracia la lista de aves que vivían y se reproducían en La Laguna de la Janda hoy en día desaparecidas o con escasa población es amplia, como la grulla común, la focha moruna, el avetoro, el morito, el águila imperial ibérica, la lechuza mora o el torillo andaluz. Como dice la asociación de amigos de la Janda: "La importancia ornitológica de este área es ampliamente reconocida y así lo avala el hecho de que Birdlife International haya incluido a la Janda en su lista de áreas importantes para las aves (IBA's) en España (Área nº 257). Pero pese a este reconocimiento internacional y a las múltiples amenazas que hacen peligrar su futuro La Janda carece hoy en día de figuras legales de protección por parte de las administraciones competentes”. Pese a las transformaciones sufridas desde la desecación con fines agrícolas o energéticos,  como dice el blog citado “el área de la Janda sigue teniendo una muy especial relevancia para las aves albergando importantes poblaciones de especies de aves amenazadas tanto residentes como migratorias que encuentran refugio y alimento en los escasos retazos del humedal que aún persisten y en los sistemas agrícolas y forestales que los circundan. Así, y tan solo a modo
de ejemplo, diremos que invernan aquí cada año alrededor de 2000 grullas, tienen su área de campeo media docena de juveniles de águila imperial ibérica, subsiste la población de avutardas y sisones más meridional de Europa, descansan en sus migraciones centenares de cigüeñas negras y miles de cigueñas blancas, rapaces y se reproducen millares de anátidas, ardeidas y otras aves acuáticas”. Al valor ornitológico hay que añadirle los valores de otro tipo de fauna y vegetación, no en vano el sendero transcurre entre lugares tan ricos como la antigua laguna de la Janda al oeste, el parque de los Alcornocales, las sierras del Retín, Blanquilla o del Niño al este.

0 comentarios: