Las cicatrices de las guerras. Y 2

Son muchas las lecciones que podemos sacar de este viaje del encanto a la derrota que significó la Segunda República y que hoy es el 75 aniversario de su final. Al proceso político, social y económico que se impuso con el triunfo de Franco,  había que unirle la perpetuación de la derrota. Aquella famosa expresión de Franco “lo dejo todo atado y bien atado” cobra en este contexto todo su sentido.  A los derrotados se les condenó hace ya mucho tiempo al silencio del olvido. La historia oficial la crearon los ganadores y es la que ha ido penetrando lenta y eficazmente en nuestra gente. Uno ,que lleva mucho tiempo trabajando en este tema, podría poner muchos ejemplos concretos de personas que se niegan a que se reconozca la lucha de sus familiares por la decencia. Conozco muchos casos que confirman que la mayoría de los emigrantes de los sesenta, o a los que más les está afectando la crisis actualmente; ellos o sus familias pertenecían al bando que creyó ver en la Segunda República su tabla de salvación y tardó en darse cuenta de que aquello no era más que un espejismo. Y ahora que está oteando el horizonte la cuarta generación desde aquellos acontecimientos, muchos están marcados por ese determinismo histórico, sin ser conscientes de ello. El resultado de los Sucesos y la Guerra Civil condenaron a una gran parte de la generación futura a la miseria  material y cultural, porque lo que siguió no fue la paz sino la victoria, no fue la reconciliación sino la imposición, y no fue "aquí cabemos todos" sino "sálvese quien pueda". En una guerra al uso tras su finalización el soldado vuelve a  casa, en una guerra civil la cicatrización de las heridas es compleja y difícil porque siguen compartiendo los contendientes tierra, intereses y conflictos. Opino que las heridas fueron tan profundas que aunque el tiempo las cicatrizó, el tiempo puede con todo, su curación y sanación completa ha sido imposible porque no ha habido el contacto necesario con el aire puro y fresco.
La polémica reciente sobre la biografía de Franco realizada por La Academia de la Historia o los obstáculos recientes a la investigación, no son más que una prueba de lo queda por hacer a los españoles y casasviejeños  para entender lo que de verdad pasó, enfrentándonos al pasado con honradez y coraje.Creo que esta lucha por la memoria y la dignidad es la de siempre, son nuevas trincheras que ahora se colocan en los periódicos, en los libros, en los blogs, en la barra de los bares... No pueden existir el presente y el futuro sin el pasado. Si desde el presente queremos construir un futuro mejor, no podemos obviar el pasado, no podemos eliminarlo, no podemos olvidarlo. Si desde 1936 hasta fechas muy recientes ¿? ha habido un olvido público, por decreto, desde ese mismo ámbito público es necesaria su recapitulación, su restitución. No se trata de utilizarlo como arma política en el presente, sino construir y divulgar desde el conocimiento histórico. Como escribió Jacques Le Goff: “ Apoderarse de la memoria y del olvido es una de las máximas preocupaciones de las clases, de los grupos, de los individuos que han dominado y dominan las sociedades históricas. Los olvidos, los silencios de la historia, son reveladores de esos mecanismos de manipulación de la historia colectiva (...) La memoria colectiva no es sólo una conquista: es un instrumento y una mira de poder».
Un pueblo sin memoria es un pueblo sin identidad. Un pueblo sin identidad no es un pueblo, es un conjunto de individuos. Y a un conjunto de individuos es más fácil controlarlos que a un pueblo.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV