headerphoto

La indiferente Medina. Y 2

Esta muletilla de la "indiferente Medina" ha sido utilizada muchas veces para explicar el inmovilismo político de esta ciudad durante los últimos treinta y cinco años. Desde las primeras elecciones de la democracia actual el 15 de junio de 1977 hasta las penúltimas el monopolio político del PSOE en Medina ha sido aplastante. Así lo decía el mismo Diego Caro: "Los resultados de las primeras elecciones generales celebradas el 15 de junio de 1977 provocaron una primera clarificación del espacio político local, marcando una tendencia que ha llegado hasta nuestros días" (el libro se presentó el 27 de abril). El PSOE se convertía en la primera fuerza política de Medina, superando con creces los resultados que conseguía en el resto de Andalucía y en toda España, donde la UCD fue el partido más votado.(Un 69,2% para PSOE y un 15,7% para UCD)". El conflicto político más importante de la democracia actual en Medina estuvo a punto de poner en discusión esa hegemonía socialista. Pero con el pacto entre Cornejo y González Cabaña las elecciones municipales de 1991 dejaban clara de nuevo la preponderancia socialista. Dice Diego Caro: "Todo ello a las puertas de unas nuevas elecciones municipales, que iban a ser una buena prueba para comprobar si sus respectivas poblaciones avalaban o no con sus votos las gestiones de los políticos que habían liderado este proceso de la segregación en Medina Sidonia y Casas Viejas. Los resultados producidos no dejaron lugar a duda. Mientras que en Benalup-Casas Viejas la candidatura socialista que lideraba Francisco González Cabañas obtenía el 82% por ciento de los votos emitidos y once concejales de los trece que formaban la primera Corporación municipal benalupense, en Medina Sidonia la lista del PSOE que encabezaba Juan Cornejo obtenía el 86 por ciento de los votos y 16 concejales, el Partido Popular, se quedaba en un 9,2 por ciento y un único concejal y el CDS que también se presentaba no obtenía ninguna representación. Resuelto el problema que había marcado la vida política de Medina Sidonia en los años ochenta, la década de los noventa se abría preñada de expectativas e ilusiones". En la última década del siglo XX y en la primera del XXI la hegemonía electoral socialista continuo siendo aplastante y aquella frase de Rafael Riego sobre "la indiferente Medina" se repetía en la boca de muchos que deseaban un cambio político. Éste llegó en las últimas y recientes elecciones muncipales de Mayo de 2011, el vuelco electoral ha sido tan espectácular, como inesperado. La primera medida, como no podía ser menos, del nuevo alcalde Manuel Fernando Macías estaba cargada de un gran simbolismo. Reducción del sueldo del alcade y gastos políticos. No existe todavía la suficiente perspectiva histórica para un análisis riguroso de las causas de esta revolución electoral. A mí se me ha venido a la mente una vieja canción de un cantautor aragones, La Bullonera, que un partido independiente la utilizó como propaganda electoral en las elecciones de Íllora en 1979. Decía así:
Tenemos entre las manos
algo más que una herramienta:
es la voluntad que alienta
en la lucha a nuestro hermano.
Somos la fuerza terrible
que a ser esclava renuncia,
somos un pueblo que anuncia
su voluntad de ser LIBRE.
Que no nos falte el aliento…
Aquí nunca pasa nada,
pero un día pasará.
Aquí nunca pasa nada,
pero pronto pasará.

1 comentarios:

Juan Fco. dijo...

Muy indiferente, en eso estoy de acuerdo, pero también la paciencia tiene límite, y el descaro y el nepotismo duele. Así que al adjetivo de "indiferente" habría que sumarle algún otro más: valentía, hartazgo, renovación... Ganas de cambio.