headerphoto

La batalla del agua. 1

De los cuatros elementos clásicos griegos ( fuego, aire, tierra y agua) dos han sido objeto de encarnizadas luchas en esta zona. Sobre los conflictos en torno a la tierra, de los latifundios, de los jornaleros, de los Sucesos, de la desamortización, de la reforma agraria… he escrito en este blog muchas veces. Quiero hacer una serie de los conflictos en torno al agua, que la mayoría de las veces están relacionados con los conflictos en torno a los de la tierra.  Decía el Coronel Vernet en un artículo de 1914 en la revista Country Life :” Pero en casi todos los casos en que se encuentran pinturas en las cavernas, había, muy cerca, lugares adecuados para el hombre para habitar, y en la mayoría de los casos hubo también una buena fuente de agua, a veces a pocos metros de las propias cavernas, como se describe en el Tajo Segura (Tajo de las Figuras)”. Ello demuestra la importancia del agua para los asentamientos del hombre y como desde los primeros que se producen en el Neolítico las fuentes van a ser fundamentales como factor de localización. Investigaciones recientes apuntan a que el origen del poblamiento actual hay que buscarlo en la Edad Media, en el siglo VIII en torno a la civilización musulmana. En efecto, hay constancia de que desde ese siglo VIII hasta el siglo XIII se desarrolló un doblamiento disperso en la zona en base a un aprovechamiento agrario de los recursos de la zona. Además de la ganadería extensiva o las prácticas depredadoras tradicionales (caza, espárragos, tagarninas, caracoles…) dos aprovechamiento tienen una incidencia especial; las huertas y los molinos harineros. Ambos prácticas han tenido vigencia hasta los años sesenta en los que la crisis de la agricultura tradicional los fue desterrando al olvido. No obstante, todavía hay muchas huellas de huertos y molinos. Evidentemente, la riqueza de B/CV en agua está relacionada con su emplazamiento en el borde de una mesa, en cuyas profundidades se localiza un riquísimo acuífero. El casco urbano benalupense está situado en el borde del acuífero Vejer-Barbate y el aluvial del río Barbate. Esto ha dado lugar a que existan numerosas fuentes, pozos o manantiales que son uno de los patrimonios históricos y naturales más importantes del pueblo. Los conflictos entre vecinos por estas fuentes han sido numerosos. Pero de todos los conflictos por el agua, el más destacado, el que ha sido el padre de todas las batallas ha tenido como escenario la antigua laguna de la Janda. Allí ocurrió el hito de la batalla de la Janda en julio del 711 (este año deberíamos celebrar el 1300 aniversario) que se convirtió en el punto de inflexión de la historia antigua a la historia medieval. En los años sesenta la desecación de la laguna se convirtió en otro hito que también fue otro punto de inflexión entre el Antiguo Régimen y el Nuevo. Tras la desecación se consolidó la propiedad privada, proceso que se había iniciado allá por el Neolítico pero concluyó con la Revolución Industrial que en esta zona coincidió con la mentada  desecación. Es este un proceso complejo que ha tenido como resultado la mayor revolución de la zona con la llegada de la modernidad y la mayor destrucción medioambiental en esta área, ya que se arrasó una de las zonas más ricas ecológicamente de Europa y en una fecha tan tardía para el mundo occidental como 1967.

0 comentarios: