headerphoto

El sendero a la Torre de la Morita. Y 2

Para calibrar los valores medioambientales de la zona, reproduzco un fragmento del artículo que el Doctor Thebussem escribió sobre una cacería en “Ben-Halluz”, publicado en la revista “La ilustración Iberoamericana” en1886: “Figúrate, lector, seiscientas hectáreas de terreno llano y arenisco pobladas de acebuches, chaparros, jaras, carrascas y palmitos; figúrate lagunajos, arroyos, zarzas, juncias, cañas y todas las variedades de maleza que producen los tartesios campos, creciendo hasta aprisionar las ramas de árboles corpulentos como sucede en los bosques de Australia; figúrate una torre árabe, alta, robusta, sólida y elegante, coronada con restos de carcomidas almenas; figúrate, por último, varias aceñas de arquitectura moruna que aprovechan las aguas de aquel terreno, sirviéndole al mismo tiempo de bella y pintoresca orla, y tendrás idea del campo de Ben-Halluz. En seis siglos de dominación no han podido el hacha y el fuego del cristiano esquilmar la finca y destruir las obras musulmanas. En Ben-Halluz siempre se admira el lujo de la Naturaleza y se recuerda siempre la dominación de los agarenos”.

La dominación musulmana terminó en el siglo XIII con la conquista de la zona por Alfonso X El Sabio. Thebussem lo cuenta así: “Dicen antiguos pergaminos con letras miniadas de oro y colores , que este castillo hubo de ganarlo trabajosamente Don Alfonso el Sabio, después de conquistar a Medina Sidonia, en cuyo término se halla y agregan que en 1271 lo donó, con sus tierras, montes, fuentes y ríos a Fray Juan Martín, primer obispo de Cádiz. De este dueño pasó en 1422, por precio de cuatrocientas doblas de oro moriscas a Don Pedro González, tesorero y canónigo de la Santa Iglesia de Sevilla quien, dudando de la validez de los títulos de propiedad, hizo que se confirmasen por privilegio de don Juan II, hecho en Valladolid en 1434. Poco tiempo después, o sea en 1439, vendió el D. Pedro González en mil doblas de la banda castellana, la Alcaría e Castillo de Benalu al concejo alcaide, alcades, alguaciles, caballeros, escuderos, regidores, jurados y hombres buenos de la villa de Medina Sidonia”. Lo que traducido a las circunstancias actuales significa que aunque en un principio intentaron que esta zona no perteneciera a Medina por temor a su poderío, al final fue comprada a la Iglesia de Sevilla. Un curioso precedente para los forcejeos entre cabecera de municipio y pedanía durante el siglo XX. Estos preciosos y maravillosos documentos se conservan en el archivo municipal de Medina. Allí está el inmenso pergamino en el que Alfonso X concede al obispo de Cádiz el castillo de Benalup. Hay otros dos pergaminos más relativos al affaire entre Pedro González y los campesinos medinenses en relación con el castillo de Benalup y sus derechos.Siempre es una posiblidad la realización de una copia de dicho documentos para una futurible puesta en valor del monumento.

La Morita ha sido objeto de un continuo poblamiento disperso a lo largo de todas las épocas históricas. Después de la “reconquista” fue restaurado y retocado con estilos mudéjares. Muy cerca de allí están las cuevas donde se refugió una parte de la población en 1933 corriéndose el rumor de que iban a ser bombardeados. Mucho más recientemente, hace unas décadas, fue de nuevo acondicionada, construyéndose algunas habitaciones colindantes para servir como casa de labores y una escuela rural. En la memoria colectiva de los benalupenses recuerdan que lo mismo que algunos les toca ir a votar en sus inmediaciones, antes iban a la escuela que aquí se instaló y que pasaron por ellas maestras tan queridas como Pilar Bancalero o Avelina Zorrilla. Aunque el abandono y la destrucción antrópica es evidente en esta zona, los molinos, las huellas de fuentes y pozos (al lado de la torre hay un ejemplar seco de cada caso), la abundante flora (destacan los grandes ejemplares de acebuche asociado con lentisco) y fauna nos demuestran a cada instante el esplendor que tuvo antaño y las posibilidades que todavía tiene de cierta recuperación para el futuro.

0 comentarios: