Cuando pululaban osos por el campo de Casas Viejas. 3

En la Edad Media la cacería mayor era considerada, como hoy, un deporte elitista, para los nobles que lo practicaban con asiduidad. Pero el cazador no sólo buscaba el divertimiento o el placer del contacto con la naturaleza, sino también la preparación física necesaria para llevar a cabo con éxito sus compromisos guerreros. Se trataba de una cuestión de higiene corporal, pues el individuo debía estar preparado, en definitiva era una forma de adiestramiento militar. Se entiende así que la "caza mayor", "montería" o "venatoria", denominada así por tener en cuenta las grandes dimensiones de los animales (ciervo, oso y jabalí principalmente)  sólo era practicada por los reyes y los grandes señores, los bellatores.
En cuanto a la estrategia J.A.Valverde se detiene en las similitudes que hay entre la guerra de la "Reconquista" y la caza de aquella época: “La sorpresa para acercarse al enemigo a «sobreviento» o cogerle en una celada era la base de la estrategia, y para practicarla con éxito había que contar con algo en lo que ahora nadie piensa y es vitalmente importante: que los caballos tienen olfato y oído finos. Guardar el viento, o saber obligar a una masa de caballos a estar quietos tras de un cerro mientras tendían la celada era tan necesario como hacer moverse en silencio a través del monte a las filas de hombres armados con chuzos y ballestas que formaban las «vocerías», y que eran el exacto equivalente de los peones de las huestes. A escala personal el entrenamiento del guerrero y montero también eran parecidos. El montero esperaba a los osos y jabalíes en las «armadas» montado en un buen caballo y tenía que alancear al animal mientras cruzaba lo limpio. Tanto Alfonso X en las Partidas como Alfonso XI en el LM hacen hincapié en los beneficios de la caza para la preparación guerrera. Los argumentos esgrimidos son librarse de preocupaciones, endurecer el cuerpo, conocer el terreno y desarrollar capacidad organizadora”. Seguro que habrá excepciones, pero casi todos los reyes españoles han sido aficionados a la caza. Hasta Juan I fue conocido con el sobrenombre de “El Caxador”. La afición cinegética de Franco está fuera de toda duda, y los más viejos del lugar recuerdan sus visitas a las Lomas y las consiguientes filas de personas que se formaban en la carretera para saludar con la manita. Algunos como a Miguel Pavón la visita del generalísimo implicaba la visita a la cárcel hasta que volviera al Pardo. El primísimo de Franco, el teniente general Franco Salgado Araujo, más conocido como  Pacón era el Jefe de su Casa Militar. Escribió un diario donde nos cuenta escenas de la vida cotidiana de Franco. Hay algunos pasajes muy reveladores de la afición casi enfermiza de Franco por la caza, al igual que otros grandes mandatarios. Dice por ejemplo: “Hoy el Caudillo ha ido de cacería, y así lo hará mientras dura la temporada todos los sábados, domingos y lunes. Discrepo de estas salidas o vacaciones semanales, que bien estarían si sólo fuesen el domingo. Pero esto me parece demasiado. Los martes y miércoles audiencias; los jueves, credenciales; el viernes, Consejo de Ministros y el sábado se va. Resulta que no le queda ni un día para el estudio de problemas (hay muchos por resolver) y para despachar con ministros y secretarios. Lo que haga tendrá que ser a costa del descanso nocturno, lo cual no es bueno para su salud. Además, las cacerías son pretexto para ir todos los amigos de los dueños que cotizan esto y además de aprovechar para hacer amistades, piden favores, exenciones de tributos, permisos de importación. A ellas acuden todos aquellos funcionarios de la fronda de la Administración que convienen a los terratenientes dueños de los cotos de la caza, con los cuales les conviene estar bien y demostrar su influencia en las alturas…”

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV