headerphoto

Tercer tramo del Corredor Verde. Y 2


A 300 metros de la Venta de Correro, una arqueta del oleoducto de Rota es el punto de inicio de nuestro sendero. Discurre por la vía pecuaria de la Colada que empieza en la Motilla de Basinete. El arroyo del Alisoso presenta un hermoso y espeso bosque de galería en el que como su propio nombre indica dominan los alisos. Desde aquí  tenemos que acometer el trozo del corredor verde dos bahías peor señalizado y que más dificultades presenta hasta llegar al término de los Barrios. Pasamos por distintos ecosistemas. Así en el monte bajo contemplaremos brezales, jaras, coscojas, mirtos, lentiscos, hérguenes, majoletos y palmitos. También son frecuentes el acornocal adehesado, presentando sus ramas una tendencia a favor del levante, indicio este de los fuerte que son las rachas de viento por este lugar.


Pasamos a tres kilómetros del Monasterio del Cuervo o muy cerca de la cueva de Santa María con pinturas rupestres.  Llegando al puerto de Zanona existe una extensa depresión, en la que las oquedades de la arenisca han sido colonizadas por una gran variedad de rapaces. Cruzando el muro de piedra que sirve de divisoria entre Medina y los Barrios hemos traspasado el puerto de Zanona. A partir de aquí utilizaremos la Cañada Real de Medina a San Roque. Llegamos a los hoyos de Zanona, donde se encuentra la cabecera del Valle del Aciscar, donde hay una de las comunidades más importantes de buitre leonado más importante de Andalucía. Cuando lleguemos al sendero de Valdeinfierno merece la pena abandonar la ruta para realizarlo, pues es un ejemplo característico de canuto o bosque de galería, característico del parque de los alcornocales. Su carácter didáctico se verifica con una señalización adecuada y bastante carteles explicativos. Este arroyo es afluente del Río Palmones, hemos pasado de la cuenca atlántica a la mediterránea en unos
pocos kilómetros. Un poco más adelante llegamos a la montera del torero final de nuestro sendero. Terminar con unas palabras para la terrible enfermedad que asola el alcornocal. La seca. Se puede dar de forma aislada o en grandes masas de alcornocal. Las causas están relacionadas con la avanzada edad de los árboles, con la excesiva densidad, con las heridas producidas por la corcha, por plagas y enfermedades, por la contaminación de la bahía de Algeciras, el cambio climático o por el fuego al que son más sensibles debido a que están enfermos. Los expertos insisten en la difícil regeneración natural debido a la sobrecarga y alta densidad de la ganadería, ya sea silvestre, venados principalmente o doméstica. Los síntomas de la seca vienen dados por el amarillamiento y posterior amorronamiento y caída de las hojas, así como la aparición de grietas en las ramas. Los efectos en las hojas empiezan por la copa. La produndización de la enfermedad lleva al alcornoque a su muerte.

0 comentarios: