Quintas de Algar


Aunque este sendero transcurre por Vejer y Medina, la cercanía y los lazos tradicionales hacen que me sobren los motivos para incluirlo en esta serie. Es una zona muy conocida por la gente de Benalup. En cuanto al recorrido la guía de los 300 senderos de la provincia de Cádiz dice: "Este sendero discurre por la vía pecuaria Cordel de los Marchantes hasta subir a las Mesas de Algar. Esta zona tiene importancia por la colonia de cría de murciélagos ratoneros grandes y medianos existente en la cueva de las Mesas de Algar, que constituye un refugio ideal para pasar el invierno. En esta zona también se localiza la necrópolis hispano-visigoda del sig lo IV M esas de Algar. Desde lo alto de la Mesa, se puede observar una amplia panorámica de la comarca de La Janda" 
El topónimo Algar es de origen árabe y significa cueva. Ahora no es posible entrar en la cueva, pero hubo un tiempo en que no estaba prohíbido. Yo he entrado varias veces y puedo asegurar que es uno de los más grandiosos espectáculos que se pueden observar. Los murciélagos pululan por todas partes, al igual que las huellas humanas. Según Juan Abellán  la cueva cuenta de “varios kilómetros de longitud, en cuyo interior se abren una serie de canales o calles con edificaciones, una posible basílica rupestre de tres naves con altar lateral, grandes salas abovedadas y abundantes material cerámico de época altomedieval”
Quizás sea una de las zonas de mayor riqueza patrimonial de la comarca. Dice Juan Abellán: "Los asentamientos que se recogen se pueden dividir en dos: la ciudad y la cueva. El segundo, situado en Las Mesas de Algar con una potente estratigrafía que va desde la Antigüedad al Medievo, presenta dos niveles perfectamente definidos". En la Edad Contemporánea también ha tenido diversos usos como explotación de guaro o leprosería en el siglo XIX. La importancia patrimonial de esta zona la resume el mismo Abellán: "La Mesa de Algar, tienen todas las secuencias históricas: griegos, romanos, visigodos, musulmanes y periodo bajomedieval, tanto necrópolis como acrópolis ( parte alta de las ciudades con la intención de defender sus asentamientos)". La excursión se puede realizar tanto a pie, como en bicicleta, aunque la reciente parcelación sufrida en esta zona obstaculiza el paseo. Por otra parte, la señalización es nula. No hay ningún tipo de señal, ni carteles. Siguiendo la tónica general de los recursos naturales e históricos de la zona. Una verdadera pena por cierto, pues las posibilidades turísticas de la zona son inmensas. Al patrimonio histórico ya señalado, hay que unirle el natural. Hay varios tipos de ecosistemas, como la mesa  o lo pinares.  En ellos abundan los pinos piñoneros, los espinos negros, los torviscos, los aladiernos, las jaras, los ruscos, los maholetos, los mirtos, los lentiscos...En la parte te alta, llamada la mesa, está compuesta por un importante acebuchal de terreno algo arenoso, acompañado de arbusto como el lentisco, la carrasca, el majoleto, la olivilla, el espino negro y el sanguino, y una gran extensión de palmitos (la única palmera europea).
La avifauna en esta zona también tiene un gran interés, pues podemos encontrar rapaces, como el águila perdicera, culebrera, calzada, ratonero, buitre leonado, alimoche, búho real, lechuza, cárabo, cernícalo... Geológicamente también es muy rica la zona. Dice Jose Manuel Oneto: "Siguiendo el Cordel de los Marchantes una indicación a la izquierda nos indicará hacía el Descansadero de Quintas de Algar, siendo está una de las posibles ruta de acceso a las inmediaciones de la cueva de la Mesa de Algar. Será aquí en una zona donde el viento de levante y el paso de los años ha formado unas pequeñas cuevas o abrigos próximos al descansadero de Quintas de Algar, conocido por los lugareños como peña Roá, donde demos por terminada la ruta. No sin antes acceder a una de ellas donde admiraremos una impresionante panorámica de toda la zona identificando en el horizonte las localidades de Vejer de la Frontera, Conil de la Frontera, Barbate y Cantarranas. Pero más aún impresionan identificar restos de moluscos y conchas marinas a unos 100 metros de altura sobre el nivel del mar, en lo alto de un cerro, y a más de 10 Km. de  mar".
Muy cerca de allí, la Yeguada o San José de Malcocinado, una población cuyo origen hay que buscarlo en la Reforma Agraria de la Segunda República. En fin, la zona tiene inmensos atractivos. Me consta que en torno a las cuevas de Algar hay muchas leyendas y anécdotas, si alguien gusta...
Las dos primeras fotografías son de la guía de los 300 senderos, las dos últimas del blog de José Manuel Oneto.
.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Cuando el teatro se convirtió en una corsertería

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV