headerphoto

La Guerra Civil en Benalup de Sidonia. La victoria. La falibilidad de la justicia. 2

La misma línea de defensa presentó José Lino en sus declaraciones: “Dijo que se marchó el día veinte de agosto último con su novia (sin tener relación alguna con los otros fugitivos) y solo con el deseo de vivir a solas con ella”. Como resultado de esa estrategia se le absuelve: “José Lino Reyes no marcha voluntariamente a la zona enemiga, sino que cuando se fuga a la sierra lo hace con una finalidad puramente amorosa, es forzado a pasar a la zona rebelde no pudiendo considerarse por ello que tal actuación pueda ser calificada y sancionada ni como adhesión, ni como auxilio a la rebelión”. Son las conclusiones del juez.
Y desde la cárcel se reincorpora directamente al ejército nacional “Que habiendo sido puesto en libertad el individuo José Lino Reyes, en el día de ayer ha salido del Depósito Municipal de esta Ciudad y ha ingresado en la Lista de Reclutas de Cádiz, por pertenecer al reemplazo de 1937 que está movilizado no habiendo ingresado con su reemplazo por encontrarse detenido”. De Cádiz lo mandan al frente de Córdoba. José Lino declara en el segundo sumario, en 1939: ” Que el día cinco de agosto del año mil novecientos treinta y siete ingresó en la Caja de Reclutas de Cádiz siendo destinado al Regimiento número 33 de Infantería pasando a Cerro Muriano y Villaharta y después a Ovejo, siendo prisionero en las sierras del “Castaño” por los rojos, conduciéndolo a Pozoblanco… Que su ingreso en el Ejército Rojo fue forzoso por haber sido hecho prisionero”. Por segunda vez es detenido por pasarse a la zona republicana y por segunda vez va a intentar engañar a la justicia militar nacionalista. En el sumario aparece: “Que José Lino Reyes desertó el diez de diciembre de mil novecientos treinta y siete y se le siguió causa por la supuesta falta grave, siendo declarado en rebeldía por Auto de treinta de mayo de mil novecientos treinta y ocho”. Veinte días después, el 9 de enero de 1938, entra en prisión la madre Sebastiana Reyes Estudillo y la hermana Juliana Reyes Estudillo siguiendo el protocolo de encarcelar a los familiares más directos (como también se hizo con los familiares de José Durán o Joaquín Gómez) de aquellos que se pasan al enemigo “que le instruye expediente a un hijo de la primera, por deserción al campo rojo”.  El jefe de la falange local dice en su informe:” Recién incorporado, se tuvieron en esta noticias de que se había pasado al enemigo. Esto lo consignamos, porque es recogido por nuestro servicio de Información, pues oficialmente no tenemos noticias sobre esto”. Pero pese a todo eso y a que el delito por deserción estaba considerado de una gravedad extrema hasta el punto que muchas veces se castigó con el pelotón de fusilamiento,  el 29-10-1941 es puesto en libertad provisional “a la resulta del procesamiento por auxilio a la rebelión”. El fiscal pedía en la vista que se “imponga la pena de treinta años”, mientras el abogado defensor D. Francisco Izquierdo Altamirano “que no estando probados los hechos del delito que se le acusa a su defendido, solicita la absolución”. La causa de que saliera absuelto es, cuando menos, curiosa, pero eso lo trataremos en la próxima entrada de la serie.

0 comentarios: