Excursión al aula de la naturaleza del Picacho

Al igual que el año pasado he estado tres días de excursión en el aula de la naturaleza del Picacho con el alumnado de 3º de ESO de mi IES. Me ha parecido tan buena la experiencia y tan exportable que la voy a contar en este blog. El primer día llegamos a la Sauceda a las 5,30 de la tarde y desde ahí nos fuimos andando hasta el aula del Pichacho. Llegamos sobre las 12.30 de la noche, pasamos por el poblado de los deshauciados, el Aljibe y dejamos a la derecha el Picacho. Como era un itinerario didáctico los monitores nos hablaron y preguntaron por los molinos harineros, la explotación del corcho y el carbón, los tajos, los patios y los alfanjes. De la triple destrucción de la Sauceda, en tiempos de Roque Amador de Mesa, en los de Francisco Franco y en los de los domingueros actuales. También de todas las plantas y animales que iban surgiendo por el camino, llegamos cansados pero satisfechos del esfuerzo. El segundo día, por la mañana, mientras que un grupo se iniciaba en la escalada y rappel en la laguna del Picacho, el otro se iniciaba en el reconocimiento de las plantas del parque, para terminar haciendo aceites y perfumes con ellas como materia prima. Luego se intercambia la actividad. Después de la comida hubo un rol playing sobre el cambio climático y los impactos medioambientales. La situación concreta sobre la que se trabajó es de rabiosa actualidad. Se quiere construir una presa en el parque, teniendo los empresarios, los políticos, los ganaderos-agricultores y los ecologistas distintos puntos de vista. Cada uno de los cuatro grupos formados prepararon sus posiciones y argumentos, pasando posteriormente al debate. Allí se habló del embalse del Barbate, Almodóvar, Celemín, del proyectado del Álamo, las Lomas, el arroz, la economía sostenible, el futuro, el trabajo... La cena fue para otro rol playing: el grupo se dividió en tres subgrupos con sus correspondientes disfraces; en el primero estaban los dueños del cortijo (el ama del cortijo dijo al final que se lo había pasado muy bien, pero que se había sentido muy sola, cosas del poder), el capataz y el párroco de la localidad. En otro los trabajadores del cortijo y en el tercero unos sopacas malagueños que venían buscando trabajo. A cada grupo se le sirvió la cena en cantidad y calidad según el rol que tuviera. Se involucraron tanto que reflejaron perfectamente la situación social en la zona a principios del siglo XX. Una alumna que había hecho de trabajadora sopaca al preguntarle el monitor cómo se sentía, le dijo que le había gustado mucho la experiencia, pero que ya tenía hambre física. Después vino la cena de verdad, comiendo ya todos por igual. Terminamos la velada con juegos grupales. La mañana del día siguiente se dedicó al taller digital sobre plantas y al tiro con arco, intercambiando los dos grupos actividad. El taller de las plantas era continuidad del del día anterior. Cada grupo debía localizar 15 plantas distintas y fotografiarlas. Con la guía de Manuel Coca Pérez las clasificaron. Comida y para casita. Tres reflexiones finales. Si cuenta algun alumno/a que ha estado en la excursión su relato será diametralmente distinto a este. Le hablará de risas, de juegos, de liarla parda en las habitaciones, de olas, de pinturas nocturas... No les hablará para nada de enseñanza y aprendizaje, pero la primera pasó por ellos en forma de diversión transformándose en el segundo. La segunda reflexión trata sobre la complementariedad de aprendizajes relacionados con la biología, la geología, la geografía, la historia, la educación física... es eso que hablan de interdisciplinariedad y competencias, pero sin tener que hacer tantos papeles que muchas veces no sirven para nada. Tercera. Busco en internet algo sobre las excursiones  como recurso didáctico. Me encuentro esto: "Este suceso da pie al autor para comentar el diario de campo de esa actividad y tomar contacto, en la actualidad, con los entornos que en él se citan. Al mismo tiempo se aprovecha la ocasión para glosar el espíritu del excursionismo, como innovación pedagógica tan querida en la referida Institución”. La citada excursión la realizó Fernando Giner de los Ríos en diciembre de 1885 y la institución a que se refiere es la ILE (Institución Libre de Enseñanza). A mí me ha gustado tanto la experiencia, al igual que el año pasado, que me creía que había descubierto América. Ya en la realidad, tenía que contarla, es una forma de peaje, de copago, de no querer ir al infierno como todos los desagradecidos, de intentar darle difusión a lo bien que trabaja la empresa que lleva el aula de la naturaleza del Picacho, de agradecerle que nos haya sabido a poco y que venimos convencidos de que el año que viene queremos repetir y más días.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV