headerphoto

"No es eso, no es eso"


Han terminado las elecciones y la campaña electoral consiguiente. Esta ha sido rara, rara, rara. La clásica, la de toda la vida, como siempre. El PSOE ha hecho una gran campaña, muchos mítines, ha peinado el pueblo y convocado a los suyos a través de cartelería, del boca a boca y de los mensajes a móviles. El PP ha tenido varios mítines y algunas reuniones sectoriales. Aunque en esos mítines ha  participado más gente que hace cuatro años, la diferencia entre un partido y otro en cuanto a asistencia ha favorecido al partido socialista. Pero lo significativo de esta campaña electoral, en comparación con las anteriores y con la de otros pueblos, es la incidencia que han tenido en ella las TICs y sobre todo los blogs y los grupos de facebook. Es una evidencia que el poder de opinión se está desplazando hacia los blogs y las redes sociales y en este campo un partido político no había participado nunca en la red y otros  sí. Conforme se acercaba la campaña electoral nació un blog anónimo que duró un rato, luego otro anónimo  bastante moderado, otro más radical e incisivo y también un grupo de facebook que afortunadamente duró muy poco. Era como la bola de nieve que se autoalimenta según baja la cuesta blanca. Algunos blogs del pueblo llevan cinco años publicando con cierta asiduidad y nunca ha habido una atmósfera de tensión irrespirable como la que acabamos de pasar. Ha habido blogs que se han incorporado a la blogsera  para participar en esta campaña electoral. Parece  que se ha pretendido contrarrestar el retraso intentando descalificar al adversario político, ideológico y hasta cultural, todo sin dar la cara y encubriéndose detrás del falso argumento de que quien no quiera leerlo que no lo haga. Es como si alguien que hace una pintada ofensiva en la pared de una iglesia, por ejemplo, le dice al que se lo recrimina que no la lea y con eso quiere justificar su acción. Dice un blog peruano: "La actuación anónima tras un blog debilita un ejercicio ciudadano que debe hacerse de manera “pública”, “transparente” y “responsable” pues contribuye a darle elementos de crítica a los adversarios del colectivo blogero. No hay nada de malo si tras el blogero anónimo hay un político, un apolítico o un comerciante. Sin embargo, al no existir una personalidad encarando ese punto de vista, éste no tiene la categoría de opinión sino sólo de un anónimo". Hemos asistido, aunque amenanzan con continuar, a una estrategia política para influir en el resultado de las elecciones. Pero el hartazgo de la población hacía ese tipo de comportamiento cada vez es máyor, como lo demuestra el movimiento nacional de Democracia Real Ya. Lo dice muy claro el refrán, quien siembra vientos, recoge tempestades.
Normalmente se ocultan los perdedores o los que están en contra o lejos, o los que quieren asaltar el poder, pero en este caso muchos teníamos la sensación de que estaba asistiendo a una situación anómala. Era o es una circunstancia muy  contradictoria ¿Cuál es la razón del anonimato, del miedo que se esconde detrás del bloguero/s no identificado? ¿Miedo a perder poder? ¿Necesidad de decir algo que a cara descubierta no es capaz? ¿Intención de bloquear y quitarle importancia a la blogsera local? No me vale eso de que como había comentarios anónimos en los blogs, yo hago un blog anónimo, pues es como el chiste de Gila: "¿Por qué lo has matado? Es que me ha llamado asesino". Así hemos pasado por mor de la campaña electoral de tener una blogsera de la más interesante de la provincia de Cádiz a otra en la que ha dominado el anonimato, la descalificación y el insulto.  Y luego tenemos las formas; la exaltación del líder, la utilización de un humor ácido y corrosivo que recuerda al utilizado por el periódico de derechas Gracia y Justicia contra Azaña en la Segunda República. Es conocido el poder de la simplicidad y de la repetición. La eterna repetición de lo mismo es una vieja técnica de seducción colectiva. Y , sobre todo, me indigna ese populismo ramplón y facilón que intenta ridiculizar  la cultura asemejándose cada vez al fenómeno Belén Esteban. “No es eso, no es eso”: Ortega y Gasset así decía en su conferencia del Cinema de la Opera de Madrid el 6 de diciembre de 1931, sobre la II República. La misma idea las traspaso yo a la situación vivida en las redes de internet locales. Espero que hayamos aprendido lo suficiente confabulándonos para que la blogsera benalupense vuelva a ser un lugar donde compartimos, aprendemos y disfrutamos. Para que eso ocurra  me parece que es imprescindible que escribamos lo que queramos a pecho descubierto, dando la cara… ya que esa condición hace que nos autocontrolemos y autorregulemos posibilitando el respeto y la moderación necesaria. Dice también el blog ya citado: "En épocas en que la democracia no existía, el ejercicio de opinión se daba bajo anónimos, alías y seudónimos. El uso de estas formas aún se da bajo regímenes dictatoriales y represivos, pero resulta inconsecuente aceptarlo en una democracia que debe fortalece en el ejercicio democrático del diálogo cara a cara. La verdad sólo se encuentra en la dinámica de la confrontación abierta, el debate público y el respeto mutuo a las ideas... Evitemos las trampas a nuestra libertad de blogerar y estemos atentos a los enemigos que buscan debilitar la fortaleza de la blogósfera". En democracia las formas son tan importantes como el contenido, el fin nunca puede justificar los medios. Y aquellos que justifican estas prácticas deberían reflexionar si no están menoscabando un derecho democrático actual. Esto es cultura, esto es libertad y aquí no hay cotas de poder, se entra y se sale con el libre albedrío por montera. Parafraseando a dos blogs clásicos de este pueblo, voy a terminar solicitando cordura para los blogs y las redes sociales, desde la libertad y el respeto, trabajando para la eternidad (ese es la gran característica de internet) sin saber donde pueda acabar su influencia.

2 comentarios:

Ángel Bancalero Díaz dijo...

Una entrada de las buenas buenas,
el anonimato ha perjudicado seriamente la vida de los blogs,las redes sociales han influido en las elecciones a nivel nacional pero quizás no como algunos queremos. Saludos.

Salustiano Gutiérrez Baena dijo...

Gracias Ángel. Comentarios de esos me dan aire para seguir escribiendo, que en el fondo es lo que me gusta y con lo que disfruto. Sinceramente, espero sumar más que restar.