headerphoto

¿Nacemos o nos hacemos?

Hay gente que nace con estrella y otras estrelladas. Hay gente muy rica, muy inteligente, muy guapa y otras que no lo son. ¿Para la suerte en la vida influye la genética o el medioambiente?. Dicen algunos biólogos que si tu hijo se parece a tí eso es genética y si se parece al lechero eso es medioambiente. En este contexto, me planteo muchas veces que porcentaje de casualidad y de causalidad hay en las tragedias y accidententes. Tal día como hoy, un 16-5-1931 la Vanguardia de Barcelona decía:"A la una de la tarde, en la casa número 40 de la calle de Medina, del pueblo de Benalup, se incendiaron varias viviendas que fueron destruidas por las llamas, quedando numerosas familias pobres sin albergue. Las perdidas ascienden a unas 15.000 pesetas. Se ha organizado una suscripción en favor de los damnificados". Cuando leí la noticia me llamó la antención lo de "viviendas de familias pobres". Presupuse entonces que se trataba de chozas por el lugar donde se situaban. La calle Medina 40 es el entorno por donde vivía José Montiano Trescuartillas y eso en los años treinta era territorio de chozas. Concretamente en frente del caserón de Seisdedos, donde vivían sus hijas, los Montiano, los Lago, etc, escenario de 6 muertos en 1933. Al principio de la calle Medina cerca de la Alameda vivían familias con casas de mampostería y que se solían dedicar a actividades del sector secundario o terciario (artesanos y tenderos), más hacia arriba, en sus funciones de ensanche y acogiendo a todos los emigrantes que se establecían en el pueblo dominaba la profesión de jornalero y las chozas como vivienda. Estos presupuestos luego se confirmaron. Me encontré un acta capitular del Ayuntamiento de Medina en el que diez días mas tarde (el 26-5-1931), posiblemente influido por el alcance del siniestro a nivel nacional, se decía:“El Sr Presidente dio cuenta de haberse quemado en Casas Viejas unas veinte chozas, quedando sin albergue otras tantas familias; la Comisión Gestora acordó: que se haga una suscripción pública y que el Ayuntamiento la encabece con cien pesetas.” Año y medio más tarde estas mismas chozas volvieron a ser desgraciadamente noticia. A ellas, ya restauradas, llegaría el 12 de enero de 1933 a las siete de la mañana, el teniente Artal, Salvo y un número indeterminado de guardias de Asalto. En aquellas chozas que año y medio antes habían sido noticia en la Vanguardia apresaron a seis jornaleros casasviejeños. Tres lo fueron en la casa de Juan Silva y María Cruz (el mismo Juan, Cristóbal Fernández y a Juan Galindo). Un poco más abajo a los dos primos Montiano y justo en la esquina a Fernando Lago, cuya hija había sido asesinada tres horas antes. Los seis, junto a otros seis apresados en la calle Medina, serían conducidos minutos más tarde al corralón de Seisdedos, sito en frente de estas chozas incendiadas, donde fueron salvajemente asesinados. Tanto la parte alta de la calle Medina, como la calle Nueva habían sido los lugares donde los jornaleros sopacas pobres habían construido sus chozas, que la Vanguardia llama "viviendas de familias pobres". Parafraseando el refrán hay lugares que nacen con estrella y otros estrellados, aunque en este caso me parece más que evidente que más que nacer se hacen, por muy ocurrente que pueda parecer el chiste que cuentan algunos biólogos.

0 comentarios: