headerphoto

La Guerra Civil en Benalup de Sidonia. La victoria. Los huidos a Francia. 2

En la España nacional desde que saltó la guerra se vive un proceso paulatino hacia un régimen dictatorial, caracterizado por la concentración de poderes, la imposición de la unidad y la disciplina, con la reedición del viejo pacto trono altar con la iglesia, donde los propietarios tenían bien defendidos sus intereses. En Benalup de Sidonia la llegada del nuevo régimen significa el fin de las veleidades campesinas, la imposición de los intereses de los propietarios y en lo que respecta a la moral domina el tradicionalismo y el nacional catolicismo. Hemos visto y seguiremos viendo en esta serie varios ejemplos de ello. En la zona republicana durante la guerra se impone el proceso contrario. La atomización, la indisciplina, las decisiones asamblearias, etc. Como el ejército profesional desapareció en gran parte, el pueblo quería tomar las armas y por doquier se forman columnas de milicianos con mucha voluntad y poca profesionalidad. Al mismo tiempo aparece el gran debate de la época republicana. Los socialistas, los comunistas y los nacionalistas dan prioridad a ganar la guerra. Los anarquistas y la gente del POUM quieren compatibilizar guerra con revolución. Los anarquistas llevan la voz cantante en las colectivizaciones (en Daya Viejas o en la de Huelma los anarquistas de Casas Viejas tienen un gran protagonismo) y en las columnas de milicianos. Este enfrentamiento termina en mayo del 37, en los famosos sucesos de la telefónica de Barcelona donde hay enfrentamiento a tiros, una guerra dentro de la guerra. La posición de los anarquistas y el POUM es derrotada y los primeros forman la columna Durruti que se dirige al frente de Aragón. Luego va a la defensa de Madrid, donde muere su líder. Ya militarizada  se convertiría en la 26 División del Ejército Popular Republicano. En enero de 1939 cayó Cataluña y pasan a Francia donde sus miembros son alojados en el campo de internamiento de Vernet d'Ariège. Cuando comienza la Segunda Guerra Mundial se enrolan en el ejército francés para combatir a los alemanes. Un grupo terminó siendo los primeros que entraron en el París liberado montados en tanques con nombres como Guadalajara, Teruel, Belchite, Quijote. Guernica o Casas Viejas. Pero otros cayeron prisioneros tras la debacle sufridas por los aliados en la primera parte de la Segunda Guerra Mundial en la Batalla de Francia cuando los nazis parecían imparables. Catorce mil prisioneros españoles fueron llevados directamente a Mauthausen de los cuales sobrevivieron unos 2.000 hasta el final de la guerra. Entre los catorce mil Antonio Lino, José Casas y José Durán.

0 comentarios: