headerphoto

La Guerra Civil en Benalup de Sidonia. La victoria. Vae Victis. Las cárceles franquistas.

Los historiadores calculan que unos 300.000 republicanos fueron hechos presos y distribuidos entre cárceles y 104 campos de concentración. Las cárceles franquistas en la Guerra Civil y años inmediatamente posteriores presentaban unas condiciones infrahumanas. Los presos se hacinaban en las cárceles duplicando y triplicando su capacidad inicial. Menudeaban los malos tratos, una mala alimentación y pésimas condiciones higiénicas y sanitarias. En esas condiciones las enfermedades y la muerte eran habituales. Dice Pelele en los anarquistas de Casas Viejas: “En Jerez había 900 prisioneros. Cada día morían de hambre seis o siete. Algunos morían de hambre; otros enloquecían”.
En los sumarios del 37 encontramos a siete  casasviejeños imputados por el mismo delito; auxilio a la rebelión, por huir a la zona republicana cuando empezó la Guerra Civil. Manuel Vera Moya declara en este sumario: “Que se marchó solo, y que lo hizo por temor pues conociendo ya el precedente de la represión de Casas Viejas ocurrida en mil novecientos treinta y tres ignoraba y por lo tanto temía las medidas que pudiesen adoptar las autoridades que representaban el Movimiento Nacional”.
De ese sumario mentado de siete benalupenses, tres van a morir cumpliendo la condena de doce años y un día que le fue impuesta. El citado Manuel Vera Moya muere en la cárcel de Medina el 7-8-1939, Sebastián Cortabarra Vera en la prisión castillo de Sanlucar el 2-12-1939 y Juan Pérez Franco en Benalup de Sidonia el 12-4-1941 en régimen de prisión atenuada. El primero y el último había sido juzgado por los Sucesos en junio del 34. El resto de compañeros de sumario, uno fue absuelto al no haber participado en los Sucesos y los tres restantes fueron condenados también a doce años, pero conmutada por cuatro, salieron en libertad provisional a finales de agosto o principios de septiembre de 1940. Una de las causas más comunes de mortalidad fue la tuberculosis, en concreto en el acta de defunción de Sebastián Cortabarra Vera aparece que el fallecimiento fue a consecuencia de una septicemia tuberculosa.  Estas infecciones eran muy comunes en las cárceles franquistas ya que el hacinamiento facilitaba el contacto directo entre enfermos. Entra por vía respiratoria y provocan fallos multiorgánicos, siendo en aquella época mortales de necesidad. En la actualidad con un tratamiento adecuado de antibióticos en muchos casos se produce la salvación, aunque los índices de mortalidad por esta enfermedad siguen siendo muy altos.
Estas tres muertes de benalupenses mientras cumplía condena por marcharse a la zona republicana son un ejemplo más, de los muchos que pasan desapercibidos, de lo dura y cruel que fue esta segunda derrotada. Otro testimonio de la vida en las cárceles nos lo apunta Juan Moreno en Los anarquistas de Casas Viejas de Jerome Mintz:”En nuestra celda habían dieciocho hombres. La celda tenía 3,5 m. de largo por 1,5 m. de ancho. No habían camas, por lo que dormíamos en el suelo. Durante el día, permanecíamos sentados, porque no había espacio suficiente para pasear. Para comer, teníamos lentejas a mediodía y lentejas por la noche… Eran habitaciones pequeñas con muchas puertas. Tras cada puerta había dieciséis o diecisiete hombres. Sacaba a uno o dos de aquí, de detrás de una puerta, luego abrían otra puerta y cogían a otro. Cogían a quién querían. Desde Castellón podíamos oír la descarga de armas. Los fusilaban cerca de Castellón. Los hombres a los que mataban eran políticos o habían sido acusados de algo, o habían incendiado conventos, intervenido en tiroteos, o habían sido denunciados en su pueblo. Tenían algo contra ellos. Algunos fueron fusilados, y todos tenían miedo de eso. Algunos preferían suicidarse antes de ser fusilados. El individuo que dormía junto a mí se cortó las venas antes de que pudieran matarlo. Todos estaban muy asustados”.
En la fotografía de Campua la cárcel de Medina.

3 comentarios:

Jose Martinez Gracia y que sea lo que Dios quiera dijo...

Estimado amigo ahora que estas siendovictima de una campaña de desprestigio como historiador por un sector de la poblacion de nuestro pueblo.Yo que como tu ya sabes no comparto muchas de las opiniones que emites en tu blog no dejo de reconocer la gran labor de investigacion que haces que ten seguro el dia de mañana el pueblo de benalup te lo agradecera.
Sigue haciendo lo que te gusta y espero que lo hagas durante muchos años pues estas escribiendo la historia de este nuestro pueblo por capitulos.
Gracias Salus por tu blog y como siempre te pido que te centres mas en las cosas de nuestro pueblo para regocijo mio.Aunque pueda entender que tu tengas las miras mas altas
Gracias salus u abrazo

Salustiano Gutiérrez Baena dijo...

Gracias de corazón porque sé lo que significa tu comentario. Dicen por ahí que "no es digno eludir las batallas necesarias". Rick Blaine le dijo a su amante Ilsa Lund en Casablanca:"We'll always have Paris». A nosotros siempre nos quedará Torre Alháquime

Vicente Peña Romero dijo...

Me parece que el destino Torre Alháquime no está reservado para ustedes..Ya tiene plaza..
Tú sigue adelante..Haces un buen trabajo..Saludos.