Las elecciones municipales de 1931

El alcalde pedáneo de los últimos años de la Restauración fue Juan Pérez Blanco. El 12 de abril se convocan a nivel nacional elecciones muncipales que se convirtieron en un plebiscito contra la monarquía, que había dado el apoyo tácito a Miguel Primo de Rivera durante su dictadura.
En los pueblos gracias al caciquismo ganaron los partidos dinásticos, pero en las ciudades el triunfo de los que preconizaban la llegada de la II República fue tal que Alfonso XII se exilió en París y el 14 de abril se proclamó la  República. Dice Diego Caro en Historia de Medina Sidonia: "En Medina no se llegaron a celebrar estos comicios del 12 de abril, porque como los republicanos no pudieron presentar su candidatura, sólo concurrió la que configuraron los monárquicos. En esta situación, una semana antes, se aplicó el artículo 29 de la Ley Electoral y los 20 candidatos monárquicos quedaron convertidos automáticamente en concejales. Eran 7 conservadores seguidores del marqués de Negrón y 13 liberales del conde de Barbate. Se trataba, por tanto, de una artimaña caciquil que, por lo general, siempre proporcionaba la victoria a los candidatos apoyados por el Gobierno, privando del derecho al voto a un gran número de electores, al quedar anulado el acto de la votación. Su aplicación fue también posible por la debilidad de la oposición republicana, que al no presentar candidatura, permitía la aplicación del citado artículo. No ocurrió lo mismo en el resto de España."
El 23 de abril envía un oficio el gobernador civil nombrando alcalde de Medina a Ángel Butrón Linares y a Antonio Alcántara Serrano (este y su hermano habían sido numerosas veces alcaldes pedáneos en la Restauración) pedáneo de Benalup. Pero proclamada la República las circunstancias son distintas y el pueblo pide por aclamación que el alcalde pedáneo sea el socialista José Suárez. Dice el Diario de Cádiz de 24 de abril de 1931: “Recorrió las calles de Benalup de Sidonia una manifestación republicana de la que formaban parte gran número de vecinos, llevando la bandera  tricolor y una banda de música que entonaba el himno de Riego y la Marsellesa”. Durante un tiempo coexisten los dos alcaldes, ambos envían documentación, uno ha sido nombrado por el alcalde de Medina, el otro por ovación popular. Pese a que sigue sin llegar el nombramiento oficial Suárez Orellana actúa como alcalde pedáneo, así se puede ver en un escrito que envía al ayuntamiento de Medina: “El que suscribe alcalde pedáneo de esta aldea, recogiendo sentir unánime de la misma propone a V. se hagan las mejoras que a continuación se expresan:
1.- Para arreglar solería de la plaza de abastos, mesas y pesos para la misma 480 ptas
2.- Arreglo de retretes 250 ptas
3.- Gratificación de la música por cinco días de trabajo 100 ptas
Gratificación mensual para la limpieza de corrientes, calles y retretes 70 ptas, cuyo importe hace un total de ptas 900
Suplico gestiones de la comisión, ordene su realización por no salirse de las posibilidades económicas del Ayuntamiento
Benalup de Sidonia 8 de mayo 1931
El alcalde Pedaneo
José Suárez”

El documento no tiene desperdicio, se considera alcalde por la voluntad del pueblo y así ejerce como tal, "recogiendo el sentir unánime de la misma", así como aparecen la existencia de corrientes o retretes públicos, "los meaeros". Medina es de los pueblos en los que tienen que repetirse las elecciones de 12 de abril por acusación manifiesta de caciquismo. En las del 31 de mayo obtuvieron su acta de concejal, además de Suárez, Juan Rodríguez Guillén, Juan Sopas,  y Juan Bascuñana Estudillo, por ese orden en  cuanto a número de votos. Los dos primeros se presentaron por el PSOE y el tercero por el partido radical. Butrón no tiene más remedio que elegir definitiva y oficialmente a Suárez como pedáneo. Era la primera vez que, de hecho,  los propietarios no decidían quien era el alcalde pedáneo y los concejales de Casas Viejas. Los hermanos Alcantara Serrano no serían por ahora alcaldes pedáneos, sí volverían después de los Sucesos, en la persona de Baltasar, al producirse la sustitución de Juan Bascuñana y, sobre todo, desde del 18 de julio de 1936 cuando se proclamó la Guerra Civil.
En la fotografía José Suárez y María Luisa Pérez Blanco

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV