headerphoto

La historia robada

Por casualidad he entrado en contacto con familiares de Manuel Moreno Cabezas, alias Rompemontes. Sabían poco de él. La tradición familiar hablaba de visitas andando desde Casas Viejas a Medina para verloo encarcelado y de una temporada en la que se escondió en Guaro, Málaga. No se conocían detalles, ni causas, ni consecuencias. Evidentemente esta triste historia de España y en especial de Casas Viejas tenía la culpa del oscurantismo familiar en torno a estos hechos. Manuel Moreno Cabezas fue uno de los tres hermanos (José y Ricardo) Rompemontes que participó en los Sucesos de Casas Viejas. Su familia como la mayoría de los jornaleros del pueblo militaban en el sindicato de oficios varios adscrito a la CNT. En los sucesos fue uno de los cerca de 200 del pueblo que intervinieron. Estuvo quemando los papeles de arbitrios en el ayuntamiento y disparando contra el cuartel desde la casa del veterinario, que antes era de los Espina y estaba en construcción. Por eso fue condenado a cinco años de prisión. Se le acusó como a los cinco restante de ser el autor de la muerte de los dos números de la Guardia Civil. No se puedo escaclarecer nunca de que escopeta partieron los disparos que mataron a los dos guardias, pero está claro que fueron muchos más los que estuvieron apostados detras de los muros disparando.  Estuvo en la cárcel de Medina, el Puerto y Ocaña. Salió de Ocaña con la amnistía del Frente Popular de febrero del 36. Luego volvió a Casas Viejas y cuando a los cinco meses saltó la guerra huyó temiendo por su vida debido a su implicación en los citados Sucesos. El 23 de julio de 1936 marchó por el Picacho y la Sauceda hasta la serranía de Málaga. Se escondió en Guaro. Otros casasviejeños hicieron igual, pues muchos sopacas provenían de la Serranía malagueña y seguían teniendo allí familia. Cuando cayó la sierra de Málaga bajo a Campanillas y de ahí a Marbella, donde se entregó y volvió a Casas Viejas el 23 de febrero de 1937, con dos mulos y un billete de cinco duros. De ahí de nuevo a la cárcel de Medina. En el juicio sumarísimo al que fue sometido el fiscal solicitó la pena de catorce años de prisión, siendo condenado a la pena de doce años y un día de reclusión temporal   por "auxilio a la rebelión" debido a su“ideología extremista y malos antecedentes penales también se pasó a la zona marxista”, saliendo en libertad el 26 de agosto de 1940. Como tantos Casas Viejeños su actuación en los Sucesos fue clave para su condena. Volvió de nuevo a Casas Viejas donde estuvo en prisión atenuada hasta 1942.  En la postguerra trabajó en el campo, como carbonero. Al igual que otros muchos de los que participaron en los Sucesos en esta época tenía dificultad para encontrar trabajo y era seguido muy de cerca por la Guardia Civil. La represión de la postguerra fue durísima.  Así en los sesenta se volvió forzado  a emigrar  a Torrent. Es otro más de los muchos que sufrió las tres derrotas; la de los sucesos, la de la guerra y la de la emigración a Torrent. La cuarta la del olvido es un poco culpa de todos nosotros. Deberíamos reflexionar sobre ese manto de silencio que se impusó sobre nuestra historia. No me parece que rescatar historias como esta se remover nada, ni que haya ningún afan de revanchismo, todo lo contrario, solamente conocimiento, libertad y dignidad.

Aparecen de izquierda a derecha Manuel Moreno Cabezas, Antonio Cabañas Salvador, Sebastián Pavón Pérez, Salvador Jordán Aragón, Francisco Rocha Acevedo y Cristóbal Toro Domínguez.
La segunda foto la cárcel de Medina

0 comentarios: