headerphoto

La Guerra Civil en Benalup de Sidonia. Vida cotidiana en la zona republicana. La zona roja. 1

De los 35 sumarios por huir a la zona republicana cuando saltó la guerra ya vimos los quince que volvieron caída Málaga. Otros veinte continúan en la zona republicana. Aunque hay de todo, el perfil dominante es el típico campesino “con ideas”, que ante el panorama que presumían les esperaba en el pueblo deciden continuar en zona republicana. La mayoría de ellos no se enrolan desde un principio en el Ejército Republicano, solo los hermanos Fernández Rodríguez y Pedro Moya Paredes lo hacen desde el principio. Antonio Fernández sería teniente y Pedro Moya capitán. De los diecisiete restantes 6 se enrolan en el ejército tras la caída de Málaga, otros seis al final de la guerra, ya en 1938 y cinco no llegaron a integrarse en el mando militar. La inmensa mayoría trabaja en el campo hasta que entran en el ejército. Una vez allí salvo las excepciones ya mentadas ocupan el cargo de soldados rasos, ocupando algunos cargos específicos como  Francisco Rocha  que fue cartero o José Ríos que fue corneta.
La ruta fue para todos la misma una vez en manos de los nacionalista Málaga. Primero hasta Almería, atravesada la caravana de la muerte en la costa malacitana y granadina llegaron a la ciudad del poniente andaluz. José Vega lo cuenta así en Los anarquistas de Casas Viejas:”Estuve en Málaga desde julio de 1936 hasta que cayó en febrero de 1937. Entonces fui a Almería cruzando las montañas. Tardé veintiséis días en llegar a Almería, escondiéndome. Muchos fueron descalzos o con sus pies envueltos en trapos. Mudar de esta zona a la otra daba a uno coraje”.
Desde allí se dividieron unos para Madrid, otra para la costa levantina, otros para Jaen y Granada y otros para el frente de Córdoba. Aunque hubo dos en Madrid, uno en Barcelona, cuatro en Alicante y seis terminan la guerra en Valencia la mayoría pasan gran parte del tiempo de guerra en Andalucía. Cinco en el frente de Jaen-Granada y otros siete en el de Pozoblanco, el más activo para los benalupenses. De esta batalla haré una entrada específica. Ya hemos visto como la mayoría y la mayor parte del tiempo se dedica a trabajar en el campo. Muchos entran a formar parte de comunidades de campesinos relacionadas con la Reforma Agraria que en zona republica se desarrolló profundamente. Tanto Pepe Suárez como Juan Sopas desarrollaron labores importantes en estas comunidades, el primero en la zona de Madrid y el segundo en Daya Vieja Alicante. En el sumario de Sopas, declara el alcalde franquista de Daya Vieja: “Como tenía facilidad de palabra enseguida fue nombrado por todos los elementos rojos, hombre de confianza del Frente Popular, pasando a ocupar el cargo de Jefe de Almacenes de la Colectividad, enrolándose en la FAI y CNT, desde donde hizo una gran propaganda marxista envenenando a los elementos extremistas del término, a los  que constantemente les daba conferencias en los que hablaba en un lenguaje muy malo de las autoridades nacionalistas, ofendiéndolas, siendo en fin, el verdadero dirigente rojo en esta plaza”. Con Sopas trabajo Antonio Durán, Francisco Olivencia y Joaquín Gómez Clavijo. Rocha Acebedo y Pepe Pareja lo hicieron en la de Huelma, Jaén y Miguel Pavón en Churra Murcia, donde estaba Curroestaca. En los anarquistas de Casas Viejas lo cuenta de esta forma: “Vi a Sopas en Alicante, donde era director de una colectividad y tenía hombres jóvenes trabajando para él. La comida era repartida entre los trabajadores. Entonces me vio y me dijo: “Mira, aquí no hay trabajo. Ve a Churra, en Murcia, y allí encontrarás a Curroestaca. Y estuvimos con Curroestaca hasta que fui a León para alistarme al frente”.

0 comentarios: