headerphoto

La Guerra Civil en Benalup de Sidonia. Vida cotidiana en la zona nacional. Disputas en el torno de la madera. 1

El problema agrario ha marcado la historia de esta zona, sobre todo, en los dos últimos siglos. La lucha por la tierra, en sus diversas formas, ha sido el hilo conductor de la evolución histórica. La segunda república significa una etapa histórica donde las administraciones se ponen de parte de los más débiles; los jornaleros y pequeños campesinos. En la Guerra Civil la administración cambia de bando y defiende los intereses de los grandes propietarios. En los años sesenta se ¿soluciona? el problema agrario con el éxodo rural y proceso de expulsión de los jornaleros y pequeños colonos de sus tierras, con la modernización del sector agrario. Para ejemplificar este proceso de apropiación voy a seguir profundizando en un tema que ya toque con anterioridad; el Torno de Madera. A principios de la Segunda República cinco jornaleros sin tierras construyen chozas en torno al abrevadero del Torno de la Madera en terrenos de la vía pecuaria, en Cucarrete. Tras varios conflictos con el Ayuntamiento de Medina este accede a su establecimiento, el 14-11-32,  pues teniendo en cuenta que aquel abrevadero no era utilizado por nadie, para el fin al que estaba construido y que reunía excelentes condiciones para ser cultivado por ser terreno de regadío, debiera arrendarse con lo cual no solo se daba legalidad a su actual situación, sino que además obtenía el Ayuntamiento un ingreso”. La Guerra Civil cambia radicalmente los planteamientos en torno a las disputas por la tierra. Las administraciones toman partido por los grandes propietarios. En un escrito de 6 de agosto de 1938 dirigido a la Confederación del Guadalquivir “los propietarios explotadores de la finca “Las Lomas del término de Vejer denuncian ante esta Jefatura a los vecinos de Medina Sidonia, Francisco y Antonio Rocha, Antonio Barberán Esquivel, Manuel Fernández y Francisco Coronil Corrales por utilizar sin la debida concesión Administrativa en riegos abusivos, las aguas del manantial Cucarrete con perjuicio de los denunciantes a quienes privan del agua necesaria para abrevar los ganados que pastan en la finca Las Lomas”. El Ayuntamiento, en parte dentro de los problemas tradicionales por los límites territoriales en esa zona con el Ayuntamiento de Vejer, opta por alinearse con los colonos (Francisco y Antonio Rocha Cañestro, Antonio Barberán Jiménez, Manuel Fernández Gutiérrez y Francisco Coronil Corrales): Se puede leer en el acta de 12 de Agosto de 1938: "Dada cuenta, por el señor Alcalde de la situación en que se encuentran varios obreros vecinos de este término municipal  que en 1932 roturaron arbitrariamente parte del aguadero del Torno de la Madera y con el riego del manantial de los Molinos de Cucarrete, han creado una riqueza forestal y hortícola, con más de mil árboles y gran cantidad de plantas de huerta, el Ayuntamiento debidamente informado acordó que en lo que respecta a las facultades municipales y teniendo en cuenta la protección debida al trabajo y al fomento de las familias obreras, dentro de las normas de justicia social , procede mantener a dicho obreros de la posesión en que se hallan por más de seis años, ya que esa riqueza no puede ser destruida"

0 comentarios: