headerphoto

La igualdad no era esto

Me manda mi amigo, el del despertadorn un enlace a través de facebook y un reto para que le de mi opinión sobre una canción que ha estado de moda en los carnavales y se supone que va a ser furor en la fiesta de la vaquilla. Entre otras lindezas dice la letra:"Súbete la falda que quiero verte en tanga, dale mas pa arriba, pa que se te vea el toto to...". El mismo amigo se extraña y se lamenta de que este tipo de letras se pongan ahora de moda, como si toda la lucha que llevan las mujeres, especialmente en los dos últimos siglos, no hubiera servido de nada. Es lo mismo que pasa con las huelgas, en las que tanta gente ha muerto para conseguir el estado del bienestar actual y han perdido actualmente su sentido porque el mercado ha dicho basta o lo mismo podríamos decir de los denostados sindicatos. En cuanto a la mujer creo que es cierto que ha logrado unas cuotas de libertad e igualdad que hace menos de un siglo no se podría ni imaginar. Recuerdo que cuando la constitución de 1931 otorga por primera vez el voto a la mujer una parte de la izquierda se opuso pensando que ello le daría la victoria a las derechas, pues las mujeres eran controladas por la iglesia, la cual frecuentaban mucho más que los hombres. Aunque hoy en día sigue habiendo evidentes muestras de que la sociedad patriarcal no ha desaparecido, sobre todo en cuestiones domésticas, representativas y salariales, hay otros campos que han logrado retos muy importantes. Por ejemplo, son más las mujeres que acceden a las universidad que los hombres o estas sacan mejores notas en el instituto que los hombres. Pero también es cierto que también son más las que fuman que los que no fuman o que se han puesto de moda últimamente las peleas entre mujeres. Ese fracaso de la convivencia que representa una pelea se ha repetido varias veces últimamente en mi ámbito, teniendo como protagonistas a mujeres. Alguien puede pensar que se ponga de moda entre las mujeres este tipo de letras que comentamos, las peleas en el sexo femenino o el hecho de que igualen a los hombres ya en prácticas como el tabaco, el acohool y se están aproximando en otras drogas no es más que una consecuencia de la universalización, de la igualdad. Eso de que todo lo que me gusta es ilegal, es inmoral o engorda se está democratizando. Yo no comparto esa línea de pensamiento, hay que optar por la igualación por arriba, no por abajo.  Si pronto me desencante de la posibilidad de vivir en un mundo libre e igualitario, hasta hace muy poco tiempo metas como la laicización, la universalidad de una cierta cultura o la igualdad entre hombres y mujeres creía que serían posible.  Pensaba que en lo que respecta al género era cuestión de darle fuerte en la escuela y en la despensa, como decía Joaquín Costa para otra cosa. Este calabobos ideológicos desde pequeñitos conseguiría la deseable igualdad entre hombres y mujeres, era una cuestión evolutiva más, como el sufragio femenino que hoy está consolidado y nadie se plantea si es bueno o no. Leo en un blog: "Menudo fracaso. Basta mirar lo que confiesan sin rubor en las encuestas o, más descorazonador aun, poner la oreja en las conversaciones de cualquier cuadrilla de quinceañeros, para comprobar que no solamente no hemos avanzado, sino que hemos retrocedido media docena de casillas. Lo más parecido a una equiparación que se ha logrado es que ellas sean tan machistas como ellos, aunque ni siquiera se lo planteen". El 18 de marzo a las 19,30 horas en el salón del plenos del Ayuntamiento dentro del acto institucional conmemorativo del XX aniversario de la Segregación de Benalup-Casas Viejas, además de a Manolo Fernández se les va a entregar sendas medallas a las dos asociaciones de mujeres del municipio, Adelfa y Amubein. Ambas han desplegado una serie de actividades a lo largo de su ya dilatada existencia que son más que enconmiables. Además están los ocho de marzo, las diversas actividades que se llevan a cabo en los colegios e IES, los objetivos de coeducación y las distintas actividades que se realizan en los centros educativos.Pero tanto a nivel español, como benalupense, lo que tenemos en la actualidad no era la igualdad que queríamos, ni que queremos.¿Dónde ha estado el error? Quizás en pensar que el enemigo era más fácil de batir, de lo que realmente es. Todas estos 8 de marzo, premios, obra de teatro, menciones especiales y actividades dirigidas a la coeducación están muy bien, pero parece, a las pruebas me remito,  que no son suficientes. A lo mejor hay que continuar en la brecha empezando por plantear que la igualdad no era esto.

0 comentarios: