headerphoto

La Guerra Civil en Benalup de Sidonia. Vida cotidiana en la zona nacional. El estraperlo.

Como vimos en la entrada anterior en la guerra aparecieron fenómenos que luego se extenderían y se consolidarían en la postguerra. Los recursos escaseaban, lo que unido al intento de reglamentación y control absoluto por parte del estado de toda la economía aparece la venta clandestina de productos de primera necesidad, que escapan al control de calidad y cantidad del gobierno nacionalista. Veamos un ejemplo en una carta de la Guardia Civil con fecha 19 de julio de 1939 al jefe de Abastos:”En el día de hoy ha sido sorprendido Manuel Rodríguez Guillén (hermano de Juan Sopas), natural de esta ciudad y vecino de Benalup de Sidonia de 17 años de edad, soltero, el cual conducía 19 docenas de huevos sin la correspondiente guía de Circulación, manifestando los había comprado en dicha Aldea y Caseríos próximo a la misma al precio de 5 pesetas la docena… tengo el honor de poner a dicho individuo y huevos a su disposición a los efectos que procedan”
Ya vimos en otra entrada que el término “Straperlo” provenía de Struss y Perlo. La masa popular denominó desde entonces estraperlista a aquel que se dedica al comercio clandestino de productos de primera necesidad. Como veremos en el siguiente documento el control sobre el comercio era tan férreo que en estos años el estraperlo era lo habitual y el comercio legal la excepción.
“El Jefe de la Guardia Municipal que suscribe ponen en conocimiento de V.S que el vecino de Benalup de Sidonia José Guillén Delgado condujo desde dicha Aldea a esta Ciudad un camión cargado de naranjas, espárragos, tagarninas y boniatos, para lo cual había obtenido de la Alcaldía Pedánea de la Aldea referida un conduce en el que solo se le autorizaba a transportar dichos artículos a esta Ciudad en cuyo Mercado de Abastos debía entregar la cantidad que le dijesen y solo lo que le sobrase podía trasladarlo a donde esta Alcaldía le autorizara y no obstante lo cual sin dar cuenta a nadie y limitándose a depositar en el referido Mercado una pequeña parte de lo que conducía el resto lo transportó a Sevilla infringiendo las órdenes publicadas sobre prohibición de llevar artículos de primera necesidad fuera de la provincia. Medina Sidonia a 5 de Diciembre de 1938”
Hay que diferenciar entre el estraperlo y el contrabando. El primero se produce fuera de la ley pero dentro del mismo estado, sin tarifas aduaneras de por medio, mientras que el contrabando es cuando se comercia con un producto que legalmente debiera pagar arancel aduanero. Esto no significaba que el contrabandista no se dedicara, a veces, al estraperlo y viceversa. Sin embargo, las rutas y productos varían.
Pero además de mezclarse los contrabandistas y los estraperlistas, también lo hacían los arrieros, los maquis y los furtivos. Francisco Vargas Casas fue estraperlista de pan en los años 41, 42 e incluso algo más. Él contaba que traía el pan de Alcalá G. y lo repartía por Casas Viejas. Después tuvo que ingresar en el maquis.Todo un complejo que el libro de Luis Berenguer “El mundo de Juan Lobón” describe magníficamente. Este orbe si empezó a fraguarse en la Guerra Civil, como estamos viendo hoy, se consolidaría  y se extendería en la década de los cuarenta. En épocas de carestía, necesidad, control, prohibición, represión político… a estas actividades acudieron muchas personas adscritas al sector jornalero que no vieron otra salida posible ante las circunstancias adversas, teniendo muchos antecedentes políticos por los Sucesos o la participación en la zona republicana durante la Guerra Civil. Muchos terminaron con sus huesos en la cárcel, otros murieron, otros tuvieron que emigrar y hubo también quien amasó grandes fortunas.

0 comentarios: