headerphoto

La Guerra Civil en Benalup de Sidonia. Vida cotidiana en la zona nacional. La radio de Ricardo. 1

El caso del sumario de Ricardo Rodríguez Pérez-Blanco es junto al de Diego Ruiz Ruiz  el único que no se realiza por la marcha a la zona republicana, sino que está relacionado con actuaciones realizadas en zona nacional. Si el de Diego Ruiz nos sirve para ver la guerra civil en el campo benalupense, el de Ricardo Rodríguez nos va a dar muchas claves de los cambios que ocurrieron en el núcleo urbano de entonces.
En Los anarquistas de Casas Viejas se pueden leer unas declaraciones de Pepe Pilar: “Una vez salieron de Ricardo, del bar, en dirección a Cádiz para ser fusilados. El estaba escuchando  Radio Nacional, pero alguien puso una emisora extranjera. Alguien entró, lo oyó y lo denunció: “Estás escuchando la emisora roja”. Lo denunció el mismo que puso la emisora. Lo llevaron a Cádiz a fusilarlo, y, de no haber sido por la intercesión de Juan Pérez-Blanco, Don Manuel el profesor de escuela y el cura, habría sido fusilado. Y A. tenía la culpa: lo denunció porque debía setenta duros a Ricardo”. Estudiando detenidamente el sumario podremos comprender mejor, matizar las palabras de Pepe Pilar, valorar lo de positivo que tienen las fuentes orales, pero también las deficiencias que presentan. Al inicio del sumario podemos leer: “diligencias instruidas contra el vecino de Benalup de Sidonia RICARDO RODRIGUEZ PEREZ BLANCO, para conocer de su participación en la rebelión marxista. Cádiz 3 de agosto de 1937. Segundo Año Triunfal. El Coronel Gobernador Militar”. Se le acusa de rebelión militar, acusación grave y en principio un poco extraña cuando, como luego veremos en profundidad, Ricardo Rodríguez no abandonó la zona nacionalista y como dice el alcalde de Medina en su informe: “siempre ha permanecido al margen de toda actuación política, y ha observado buena conducta, contribuyendo, incluso, a cuantas suscripciones se han abierto a favor del Ejército”. En efecto, en un listado de febrero donde aparecen los donativos para el Soldado Nacional queda reflejado su donativo de dos pesetas, más o menos igual que la mayoría de la élite del Benalup de Sidonia de aquel momento. Entonces ¿Porqué le debían setenta duros lo acusan de rebelión militar?. No parece ser esa la causa profunda, como mucho la superficial. Por otra parte, ese “lo llevaron a Cádiz para fusilarlo” también parece excesivo. En los primeros meses esa práctica hubiera sido probable, después de la Orden del Ejército del Sur de 3 de marzo era obligatorio el establecimiento de un juicio sumarísimo para todo aquel acusado de rebelión militar. En el escrito del comandante militar de Medina dice “Lo que traslado a V.S. para que sirva instruir contra dicho individuo las diligencias judiciales que determina el art 3º de la Orden General del Ejército del Sur, de 3 de Marzo último; significándoles he dispuesto sea detenido y conducido a la Prisión Provincial y entregada en ese Juzgado la radio intervenida” El caso parece complejo y para su esclarecimiento es necesario que conozcamos el contexto histórico previo, cosa que haremos en la próxima entrada.
En la fotografía de enero del 33 los guardias Salvo y García conducen a Juan Gallardo a la cárcel de Medina en la esquina del bar Ricardo. La foto es de Campua.

0 comentarios: