La Guerra Civil en Benalup de Sidonia. Vida cotidiana en la zona nacional. La radio de Ricardo. Y 5

El 1 de septiembre en Cádiz se produce la vista del juicio sumarísimo. En la sentencia se puede leer: “Que los hechos descritos en el anterior resultando en modo alguno pueden estimarse como delictivos, ya que falta el elemento intencional, requisito imprescindible en toda infracción criminal, pues el individuo Ricardo Rodríguez Pérez-Blanco pretendió poner Radio Jerez y por la altura en que se encontraba el aparato de radio, y por la ignorancia del mismo en estas cuestiones, hasta el punto de que la estación de Jerez la tenía señalada con una rayita, nos pone de manifiesto y de una manera evidente su falta de mala intención. Por otra parte, no es posible la exitación  o provocación a la rebelión que sería la calificación más apropiada de los hechos, pues la casi ausencia de público en el establecimiento, así como la calidad de los dos o tres concurrentes que eran falangistas, que a mayor abundancia ni oyeron los himnos, hace imposible tal delito. Todas estas consideraciones unidas a los antecedentes del procesado hacen suponer la ausencia de peligrosidad del mismo y en consecuencia deba de absolverse.
FALLAMOS
Que debemos absolver y absolvemos a RICARDO RODRIGUEZ PEREZ-BLANCO con todas sus consecuencias, incluso la devolución de la radio que le fue incautada, poniéndosele en libertad tan pronto esta Sentencia sea firme”. Eso fue el 9 de Octubre, 39 días después del fallo. Unos pocos meses después la relación con Josefa Mateo Ruiz la formaliza casándose por la Iglesia el 9 de mayo de 1938, parece evidente que ese enlace sería una de las consecuencias del proceso judicial al que sometieron a Ricardo. Los padrinos fueron “dos popes” de la época; Eugenio Cozar y Baltasar Alcántara. A principios de los cuarenta Ricardo vendió su casa en la calle San Elías número 1 que se utilizaba como escuela y le compró a Baltasar Alcantara, el albacea de Cantalejo, el bar. En 1951 su hijo Andrés Ricardo sustituye un sombrajo a la puerta de su bar, por la marquesina, que en la actualidad es un icono en el urbanismo de B/CV. Luego toma las riendas del negocio su nieto de este Ricardo Rodríguez Sánchez.
En la actualidad  este regenta el mismo bar para el que dieran permiso a Cantalejo el 17-3-1900 para hacer la casa, que luego se dividió en dos y que ahora por cuestiones de herencia ha vuelto íntegra a la familia Rodríguez García. En la actualidad, igual que siempre, allí se bebe, se come, se comenta, se dice y también  es un bar en el que la gente habla de lo que quiere, entre otras cosas de política, como otros bares, aunque con un tono más elevado.
Creo que este caso al contextualizarlo nos demuestra la profundidad de los hechos y su relación con las circunstancias políticas y sociales. Es un caso más que explica como en aquel Benalup de Sidonia de la Guerra Civil, al contrario que en los pueblos de alrededor, salvo excepciones, no hubo muertos por ajustes de cuentas concretas. El sector que se impuso consideró que con la tragedia de tres años antes se había sobrepasado el cupo de violencia. Visto desde la complejidad de los hechos, con sus múltiples causas y relaciones nos vale como un ejemplo típico de la época. Contrastando con la actualidad me sirve para reafirmarme que la Guerra Civil paró y dio al traste con un amplio abanico de cambios que se estaban produciendo en la sociedad española, imponiéndose la España más rancia y tradicional. No sólo la República quiso solucionar el problema agrario, además pretendió modernizar la sociedad española. Es por eso que denuncian y hacen juicio a una persona que en 1920 encabezaba con su firma la petición de un telefóno para Casas Viejas, petición que avalaba la flor y nata de "la aldea". Una persona que antes de la llegada de la dictadura era progresista, abierta, tolerante, que no considera necesaria pasar por la iglesia para formalizar su relación o que mantiene relaciones de amistad con todos los sectores sociales de la población.  También nos sirve para comprender que el hecho que hagan juicio sumarísimo a una persona porque en su bar ha sonado la marsellesa y el himno de Riego es el síntoma de las relaciones de poder que se establecieron y del tipo de sociedad que se impuso tras el golpe del 18 de julio. Me parece  un caso de manual, de aquellos  en los que el pasado sirve para entender el presente.
La foto es de Mintz de finales de los sesenta.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV