headerphoto

La Guerra Civil en Benalup de Sidonia. Vida cotidiana en la zona nacional. La radio de Ricardo.4

Según recogió Mintz de Pepe Pilar y según la tradición oral aquello fue una celada para atrapar al dueño del bar Ricardo. Según los testimonios y lo que se recoge en el sumario, este era una persona de ideología abierta y simpatizante con la república. Se había casado el 27-10-1905 con María Luisa Barberán Romero (la hermana de Pini, el de la famosa anécdota de la camisa) con la que tuvo tres hijos. Después de morirse está empezó una relación con Josefa Mateos Ruiz, sin estar casado por la iglesia, cosa que no hace hasta 1938, inmediatamente después de finalizar este proceso sumarial. Con ella tuvo tres hijos y esta situación parece estar dentro de las causas ocultas de las acusaciones a Ricardo. Durante la república la sociedad civil se secularizó rápidamente en Casas Viejas abundando las parejas que no pasaban por la vicaria. Como declaró el cura Andrés Vera Rivas al periodista Julio Romano en 1933: “En los siete años que llevo en este curato he presenciado más de cuatrocientos enlaces por lo civil, mientras sólo cuatro o cinco se han verificado por la Iglesia”. La Guerra Civil y la victoria de los nacionalistas iba a cortar de raíz esa liberalización de las pautas sociales, volviendo a un tradicionalismo más propio del Antiguo Régimen que del siglo XX. Bajo mi punto vista, además de la posible deuda en este ajuste de cuentas al que pretendieron someter a Ricardo influyó esta concepción progresista y abierta de las prácticas sociales, además de la lucha por el poder entre los dos sectores franquistas; el radical, el de la falange y el moderado, en el que abundaremos posteriormente.
El 2 de agosto de 1937 el juez instructor de Medina eleva a la superioridad sus conclusiones, recogiéndose en ella las declaraciones del imputado, de los testigos y el informe de la guardia civil y el alcalde de Medina. El 9 de agosto se nombra un nuevo juez instructor en Cádiz y se decide que siga abierto dicho sumario y se prosiga con las diligencias. Si en Medina las actuaciones judiciales no iban favorables al imputado, en Cádiz cambia el sentido, sobre todo cuando se incorpora la declaración  del alcalde pedáneo de Benalup de Sidonia “En contestación a su oficio fecha 10 del corriente sobre la actuación política del vecino de esta Ricardo Rodríguez Pérez- Blanco siempre se le conocieron ideas republicana pero nunca hizo manifestaciones públicas, siendo su conducta intachable tanto moral como política. Después del Movimiento Nacional en todas las suscripciones patrióticas que ha habido en esta Aldea para el sostenimiento del ejército Nacional ha acudido con entusiasmo y siendo amante al Instituto de la Guardia Civil teniendo amistades con individuos de dicho instituto. Dios Guarde a V.D  muchos años, para bien de sus subordinados. Benalup de Sidonia 14 de agosto de 1937. Firmado Baltasar Alcántara”. De todas las declaraciones del alcalde en todos los sumarios estudiados es la más favorable y contundente. Para ello habrá que tener en cuenta que Ricardo le tenía alquilado el local (la casa completa de la Alameda había pasado a su propiedad en concepto de comisión por la venta de las propiedades de Cantalejo en Casas Viejas, cuando éste marchó a América) , que eran vecinos y amigos y que este alcalde pedáneo se erige en portavoz de ese sector más moderado del franquismo que se hará posteriormente con las riendas del poder y que está representado por los  personajes que cita Pepe Pilar al principio de esta entrada,  como Manuel Muriel, Manuel Sánchez, Juan Pérez Blanco…Se le vuelve a tomar declaración a Andrés Muñoz y al imputado. Por su interés la reflejo: “Que solamente ponía su aparato, con Sevilla, y Jerez, acudiendo muchas noches a oír la charla del General Queipo de Llano, el Sr Cura, el Alcalde, el Médico y el Jefe de Milicianos, y solamente la noche a que se refiere la denuncia, recuerda que cuando solo había dos falangistas en el establecimiento, que estaban jugando un partido de carambolas, puso la radio para que se entretuvieran, diciéndoles que iba a poner Jerez que tocaba flamenco, que el aparato colocado a bastante altura, no se maneja bien si no es subiéndose a una silla, pero que aquella noche no se subió a la silla ni se puso las gafas, dejándolo en un punto en que oía música creyendo que era Jerez, marchándose él a preparar la leche y arreglar el café para tenerlo por la mañana, entrando entonces un falangista cuyo nombre desconoce quien le dijo que aquella música estaba prohibida por lo que paró enseguida el aparato… Preguntado sobre sus ideas políticas, dijo: Que nunca había estado afiliado a partido alguno y sus ideas eran de orden, pues lo mismo por su familia, que tiene dos hijos Guardias Civiles, que por sus relaciones, que todas eran de orden.” Efectivamente los tres hijos de su primera relación tuvieron mucha relación con el mundo militar. “Preguntado si es cierto, que en su establecimiento antes del Movimiento Nacional se reunían los extremistas de Beanlup. Dijo: En su establecimiento se reunían individuos de todas clases, ya que es imposible en un establecimiento de un pueblo pequeño evitar que el que quiera entre en él, que también se reunía la gente de derecha, por ser su tienda la más céntrica de sus similares, que lleva treinta años al frente de la misma y nunca le ha ocurrido ninguna cosa”. En el fondo del asunto pululaba esa importancia del bar y las disputas internas del franquismo local para hacerse con el poder real, centrado en un hombre que había simpatizado por la república y que practicaba unas pautas sociales abiertas y tolerantes.
En la fotografía un aparato de radio marca Castilla.

0 comentarios: