headerphoto

Fiesta de la Vaquilla

Si es por cuestion de cantidad el número de personas que ha habido hoy sábado 19 de marzo en B/CV ha sido tan amplio que debería acallar cualquier debate sobre la fiesta de la vaquilla. Pero la cosa no sólo es cuestión de tamaño, veamos. Aunque ha habido zonas en donde ha habido menos personal que otros años, aunque ha habido mucho botellón y los bares no han vendido todo lo que le gustaría y aunque ha habido mucha gente del pueblo que se ha ido de fin de semana huyendo de la vaquilla la afluencia de público ha sido descomunal convirtiéndola en la fiesta y en el evento que más gente atrae al pueblo. Ni el carnaval de los pueblos de al lado, ni la crisis pueden con lo que se ha convertido en la fiesta de la primavera de la comarca de la Janda. Desde la Alameda, incluida, hasta la calle Nueva ramificándose por la calle San Juan y la plaza el Pijo el gentio ha inundado el pueblo, aunque dos ambientes claramente diferenciados. En la plaza el Pijo dominan la gente del pueblo, de mayor edad y con menos incidentes. En la calle Rafael Bernal todo lo contrario, cada vez hay menos gente de aquí, hay más peleas y más problemas, pero no hay más que mirar el tuenti para cerciorarte que la gente se lo pasa cañón. (benalup casas-viejas.macrobotellon , suelta de 3 toros , y sobre todo muy buena musica) Este es un punto de vista, también existe el contrario.
Pero si dejamos a un lado las escalas y observamos la tensión de las fuerzas de orden público, los registros, la preocupación de los padres y madres, la suciedad, las navajas, las botellas rotas, la droga dura y el hemos venido a emborracharnos y el resultado nos da igual el debe de la fiesta de la vaquilla se impone. No es esta la manera que le gustaría a Suárez Orellana, Angelín o Nicolás Vela que se celebrara la fiesta de la independencia. No es siquiera la fiesta de la Segregación, lo es de la Vakilla, con k. Parece que se está imponiendo lo festivo sobre lo reivendicativo, el presente vano sobre la historia y el botellón sobre todas las cosas. Me cuentan que ha habido muchos conatos de peleas, pero que tres han sido muy grandes. Esa catalagación incluye muchas botellas voladoras de un lugar a otro de la cuesta de la calle Rafael Bernal, mucha gente huyendo y escondiéndose en las casas cercanas y abundantes heridas de sangre.
Para concluir me quedo con esta imagen de la calle Doctor Rafael Bernal, aquel que coordinó las obra de la iglesia, que simboliza las luces y las sombras de una fiesta, que no deja a nadie indiferente y como tal nos invita a que debatamos y nos posicionemos sobre ella. Esta fiesta, de tan corta historia, debería ser lo que los ciudadanos benalupenses queramos que sea, y con nuestra opinión y posicionamiento deberíamos contribuir a ello.
La jornada de hoy domingo se presenta de otra forma, el hecho de que no haya el tradicional concierto y de que en los pueblos de la comarca haya carnaval indican que puede haber menos afluencia de público (también se preveía que podía pasar esto el sábado y hubo tanta gente como siempre). Ya os contaré.

0 comentarios: