headerphoto

Pilar Sánchez Bancalero

Una amiga me escribió ya hace tiempo este correo. "Un dia pusiste en tu blog que si teníamos alguna idea para que le dedicaras una entrada a alguien o algo que te lo comunicaramos. Pues a mi me gustaría que le dedicaras una entrada  a Pilar, fue la primera maestra de guardería de Benalup y por la que pasamos muchas generaciones. Como se dice aquí "Vamos han ca Pila". Creo que tiene mucha historia y forma parte de la historia de Benalup. Y con toda la informacion que tu encuentras, seguro que cosigues cosas interesantes". Estaba preparando datos e informaciones para hacerle una entrada a Pilar Sánchez Bancalero y hoy nos hemos enterado de su muerte. Santo le escribió en 1992 este pasadoble en la comparsa la Janda, los clásicos son clásicos porque les pasa como el vino, mejoran con el paso del tiempo. Tibisay Cózar y Ana Estudillo le hicieron una hermosa entrevista para el número 1 del Canapé en noviembre-diciembre de 2006. De allí voy a rescatar algunos párrafos: "Nacida un 1 de mayo en Benalup, fruto del matrimonio de Ana y Juan, Pilar funda en 1963 la "guardería de todos", situada en Corea, en la que durante 34 años ha recibido educación una generación tras otra. ... Un día me llamó el cura, en el cincuenta y tanto, y me preguntó que si quería irme al Tajo a dar clases en la Iglesia, y los niños no veas, saltaban hasta por encima de las mesas... Allí estuve cinco años, arreglaron la escuela, vino una maestra nueva y ya me fui de allí. Fue entonces cuando en el corral de mi casa monté una guardería (que dura hasta treinta y cuatro años) para todas las edades, desde los más chicos hasta lo más grandes, porque entonces no había escuelas como hoy y en la guardería podían estar hasta los ocho años. Mi escuela tuvo mucho éxito, porque siempre hubieron muchos niños... Después el alcalde me ofreció el edificio de Corea, con un patio muy grande, y desde donde nos íbamos a la "montaña de Heidi" (frente al antiguo ambulatorio, donde habían muchas vinagreras y eucaliptos...) a merendar. Allí los niños veían hasta el abuelo de Heidi en un hombre que se sentaba a hacer toniza junto a su perro. Lo pasábamos muy bien, pero eran otros tiempo porque hoy no juegan los ñiños a la casita, ni ves un niño saltar a la comba, jugar a las bolas... nada más que la Play, la tele. Los juegos de antes eran más sano que los de ahora...¿Quienes fueron tus primeros alumnos? Isabelita y Tania las del Estanco, y las dos del Resbalón. Estaba haciendo la escuela, y para que no estuvieran en la calle, las madres las trajeron y yo las puse en una habitación de mi casa. ¿Has notado cambios en los niños de una generación a otra? Hombre, en los últimos se ha
notado bastante. Ya no era lo mismo, eran los hijos de los primeros, pero catorce veces más traviesos, mas caprichosos... y las madres se lo compraban todo (que si chocolate, que si un camión...) Antiguamente venían al colegio con el desayuno y ya está. ¿Los niños te ven aún y te saludan?  Claro. Cuando me hicieron el homenaje los primeros que me recibieron fueron mis propios niños. Es que yo he sido muy buena con ellos, nunca los he castigado, no les he pegado en la vida... hacían lo que querían: si habia que disfrazarlos porque hubiera un cumpleaños pues se disfrazaban de indios, de gatitos, de payasos... y hasta en carnavales se cantaban letrillas como "esto es, carnaval, está lloviendo pero es igual".

Pilar Sánchez simboliza dos de los grandes logros de esta tierra en los últimos cincuenta años. La incorporación de la mujer al mercado laboral y la generalización de la enseñanza para amplias capas de la sociedad. En ambas tuvo un papel importante y protagonista. En esos treinta y cuatro han pasado muchos niños y niñas por la amabilidad de Pilar Sánchez, iniciando, rodeados de ternura, ese duro trance que es siempre el aprendizaje.

Mi hija estuvo también con Pilar y ella, como el resto de los alumnos/as que pasaron por su aulas no tienen otras palabras que no sea de reconomiento sobre su labor y lo que significaron en sus vidas. Los padres/madres también coincidimos en eso con ellos. Hoy la escuela de adultos lleva su nombre para la posteridad, hace unos años que se le homenajeó con motivo del día de la mujer trabajadora y en el 2006 el Ayuntamiento le concedió "la medalla de oro del pueblo". Pilar Sánchez despertaba una de las pocas unanimidades que se dan este pueblo; la del reconocimiento a su labor, como mujer, como trabajadora, pero sobre todo, como maestra. Esta gratitud colectiva hacia Pilar forma parte de nuestra memoria colectiva, porque como dice la frase "el agradecimiento es la memoria del corazón".
La primera fotografía de Pilar y su hermano Manolo con Pepe Candón es del archivo de Nicolás Pérez, el resto de la revista El Canapé.

2 comentarios:

Un amiga dijo...

Bonita entrada...Me ha gustado mucho y sobre todo me ha echo mucha ilusión la cuarta foto, era en el cañuelo, Pilar nos decía que era la montaña de Heidy, no se donde la habrás conseguido, yo soy la que está sentada la última a la derecha.
Gracias.
Un beso

Una ex-alumna de Pilar dijo...

Me causó mucha pena cuando me enteré de su fallecimiento...Le debía una visita...Era una persona que transmitía ternura y cordialidad...Siempre de buen humor siempre vital..Ella me enseñó muchas cosas y me alentó mucho, yo era su ayudanta con los niños a pesar de mi corta edad...Desde aquí quiero homenajear a esta brillante persona que quedará para siempre en nuestros corazones....Descanse en paz....