headerphoto

La labor didáctica del Franquismo. Por Francisco José Nieto Reyes

Desde que comenzó la guerra civiel en 1936, los golpistas se erigieron en los salvadores de España. La salvaron, según ellos, del ateismo, de la masonería, del libertinaje e impusieron un régimen en donde sólo tenía cabida el bando ganador. Uno de los empeños de la dictadura fué desterrar y llevar al o...lvido a los perdedores, catalogándolos de "enemigos de España". A mi familia materna, como a tantas otras, se le impuso ese silencio. Recuerdo de pequeño en Jerez, la constante pregunta a mi madre: "¿qué le pasó al abuelo?, y mi madre que nació en 1937 y se crió bajo este silencio no sabía darme respuesta. Ella y toda mi familia decían lo mismo: "Era muy bueno y se perdió en la guerra". Dec

ía bien lo de "se perdió" porque hasta 1995 no se supo que fué de su vida desde que huyó de Casas Viejas (Cádiz) con su hermano José, hasta que fué asesinado el 13 de Octubre de 1941 en Mauthausen.
Por lo tanto, casi 40 años de glorias y homenajes al bando ganador. Los otros, Españoles como el que más, muertos, olvidados o mudos.
Todavía existen rescoldos de aquello. Todavía hay quienes piensan que el bando perdedor era malo, y creen que son los malos de la película porque, según ellos, sus ideas son malas.
El patriotismo de los vencedores ha quedado en entredicho con la llegada de la democracia: En una guerra civil, en donde se lucha por unas ideas de la nación, lo lógico es que el bando ganador hubiera reconciliado a las dos Españas.
En la foto mi abuelo Antonio con su madre.

0 comentarios: