headerphoto

La Guerra Civil en Benalup de Sidionia. Vida cotidiana en la zona nacional. El precedente del maquis. 1


Los guerrilleros, el maquis, los rojos o los hombres de la sierra aparecen cuando acaba la guerra civil y una serie de republicanos utilizan la montaña y su maleza para esconderse del régimen franquista. Pero durante la Guerra ya hubo hombres que bien porque tenían mucho miedo y no querían marcharse a la zona republicana por cualquier motivo, como el Tuerto Manguita, o bien porque les tocaba incorporarse por su reemplazo al bando nacional (Julián Fuentes, Fernando Romero o José Moreno,  por ejemplo) decidieron esconderse en el campo para no ir al frente o han permanecido en la zona nacional y no están dispuestos a consentir la represión consiguiente deciden esconderse en el campo, pasando a convertirse en lo que se dio en llamar por aquella época huidos.  Estos fueron el germen de las agrupaciones guerrilleras, que entroncaban con aquella tradición que se inauguró en la Guerra de la Independencia. Tres son los elementos que juegan en esta lucha diaria que emprende los guerrilleros; los mismos maquis, la gente que vivía en el campo y la Guardia Civil que va a ser la encargada de acabar con este fenómeno. Por eso el sumario de Diego Ruiz Ruiz y otro nos va a servir para analizar el precedente de los guerrilleros en la zona y sus características. El incidente del que es objeto el sumario tiene lugar en el mes de enero de 1938. En dicho sumario aparecen los informes de la Guardia Civil contra dos personas que viven en Macote, haciendo carbón. En el primer caso  “ Diego Ruiz Ruiz, de treinta y seis años de edad, casado, oficio carbonero, manifestando que en el transcurso de tres meses que lleva residiendo en la referida dehesa han llegado algunos de los fugitivos que anda en los montes por su casa pidiendo o exigiendo algo dijo, que no, pero al repetirle que recordara bien y que no dijera una cosa por otra dice, que del quince al veinte del pasado enero cuando estaba en el interior de su casa oyó ladrar a los perros asomándose a la puerta, viendo próximo a  ella un hombre que le preguntó si había guardias o si habían pasado en aquellos días, contestándole que en aquel momento no los había, pero que en otras ocasiones habían pasado, diciéndole entonces que llevaba tres días sin comer y que si hacia el favor de hacerle algo caliente, y en este momento le dijo que entrara para en la casa ponerle de comer como así lo hizo, dándole un poco de comida que le había sobrado, dándole también un cigarro sin habérselo pedido y unas cuantas cerillas y seguidamente salió con su escopeta con dirección a la dehesa Los Pollales” Aunque la montaña proporciona refugio y escondites de las fuerzas del orden público, la comida escasea, por eso cuando cunde la necesidad los huidos acuden a las personas que viven en el campo para que les faciliten algo de comida. Desde un principio hasta el final, el franquismo no combatió este problema con el ejército, sino con la Guardia Civil; un cuerpo de carácter rural, militar, muy disciplinado que progresivamente va acabando con el problema del maquis, que se extendería con el fin de la Guerra Civil

0 comentarios: