headerphoto

La Guerra Civil en Benalup de Sidionia. Fase inicial. Los escondidos en el campo


Dentro de los sumarios a casasveiejeños que vuelven a su pueblo tras la caída de Málaga en febrero del 37 hay otros cuatros que no habían pasado a la zona republicana, pero que al saltar la guerra se esconden en el monte. Salvo el caso de Francisco Vargas que lo hace por razones especiales que ya veremos en otra entrada, se trata de jóvenes del reemplazo del 33 que deberían incorporarse a filas y que les pilló la guerra estando de permiso en Casas Viejas. Julián Fuentes Luna estaba sirviendo en Córdoba y José Moreno Estudillo y Fernando Romero Vera en Valencia, prefirieron esconderse en los montes cercanos a Casas Viejas que reincorporarse a un ejército que estaba en plena guerra civil. Francisco Vargas Casas anduvo escondido por los Tejones, el Cermeño, el Aguijón y los Hornillos. “Le llevaba la comida su padre cada dos o tres días y que dormía en el campo en las cuevas; que estuvo todo el tiempo solo no habiéndose encontrado a nadie salvo en las escasas ocasiones en que bajaba a la finca de los Hornillos y a Casas Viejas”. Tanto Julián Fuentes, como José Moreno y  Fernando Romero les sorprende la guerra trabajando en el descorche en la cañada del Valle Hermoso y allí es donde deciden no presentarse a su regimiento y esconderse en el campo. Julián lo hizo en los montes cercanos al cortijo de Malcocinado “preguntado a qué se ha dedicado durante los siete meses que ha estado escondido por el campo. Dice: Que no hacía nada, que no se movía de los alrededores de la citada finca y que se dedicaba a coger espárragos en la época oportuna.” José Moreno estuvo escondido en el Torero, Peñarrolla y en los Tejones.“dijo que no salió de este término municipal dedicándose a coger espárragos que después entregaba a su madre para atender a sus necesidades con el producto de esa venta, que no se atrevió a incorporarse al Regimiento ya que tenía que hacerlo a Valencia y no quiso ir allí” El alcalde de la época Baltasar Alcántara Serrano declara en el sumario lo siguiente “Que quiere hacer constar que a los dos o tres días de estallar el Movimiento y con ocasión de que el inculpado conversaba con el dicente y le exponía su situación militar, que era la de cuarenta días de licencia de verano que le había concedido el Regimiento de Infantería “Otumba” de Valencia donde se encontraba prestando su servicio militar, el que declara le aconsejó que se presentase sin pérdida de tiempo a la autoridad militar”. Fernando Romero tampoco volvió a incorporarse al ejército en Valencia, escondiéndose en  la Cañada del Valle, donde su hermana llevaba comida. “Al fallecer su padre se tuvo que incorporar a filas haciéndole en Enero del año 1935, consiguiendo licencia de 40 días del Coronel de su Regimiento (Infantería Nº 13 Valencia) viniendo por tanto de aquella Capital el 20 de Junio disfrutando por tanto de esa licencia cuando le sorprendió el Movimiento y entonces por ignorancia y viendo que muchos vecinos de Casas Viejas huían al campo le afectó a él, contagiado del mismo miedo, escondiéndose en la finca Cañada del Valle de este término, sin salir para nada de dicha finca”
Los cuatro se entregan en la segunda quincena de febrero del 37 coincidiendo con los que lo hacían tras la toma de Málaga. De los 23 que se entregan por estos días, veinte son de Casas Viejas y sólo tres de Medina, dato que nos sirve para confirmar el pánico general que se extendió por el pueblo tras el inicio de la Guerra Civil. De estos cuatro, uno, Julián Fuentes Luna se le absuelve ya que según palabras del juez instructor “Es de tener en cuenta que su huida fue a los montes y cortijos cercanos a Casas viejas, sin llegar a actuar en el campo rojo. También es de apreciar no haber tomado parte en los sucesos de Casas Viejas. La causa de su huida parece ser el miedo, el que al parecer se apoderó de muchos en dicha aldea, ya que tenían como precedente los sucesos del año mil novecientos treinta y tres”. Sin embargo, los otros tres que si tenían precedentes por haber participado en los Sucesos se les condena por un delito de deserción a 12 años y un día que luego se le conmutara por una pena de cuatro años, saliendo en libertad el 5 de septiembre de 1940. Francisco Vargas Casas volvería a la cárcel con posterioridad, pero su caso merece varias entradas específicas. Estos cuatro casos estudiados que reaccionan ante la"España Nacional" escondiéndose representan un magnífico ejemplo de lo que con la victoria de Franco se iba a consolidar. Van a ser muchos los que bien a través de la cárcel, el exilio o la emigración tenga que abandonar la tierra que los vio nacer.

4 comentarios:

J.G dijo...

Es íncreíble lo que se puede estudiar através de tu gran trabajo y a las conclusiones a las que puedo acceder después de tantos años averiguando lo que pasó en pequeña medida, pues me centro solo en una persona, por supuesto sin olvidarme de tod@s los demás. Siempre mil gracias!!
El otro día te escribí un correo no sé si te llegó cuando puedas lo lees.

Abrazos...

Salustiano Gutiérrez Baena dijo...

NO sé a que correo te refieres, ni sé quién eres.

Fco. José Nieto Reyes dijo...

Gracias Salus por estos magníficos escritos sobre la guerra civil en Casas Viejas. Estoy atento a cada episodio y a cada documento que presentas, para ir despejando incógnitas y dejando los silencios impuestos sobre la lucha de mi familia, la familia REYES. Fco. José Nieto Reyes

J.G dijo...

Perdona Salus, pero sin darme cuenta te envié el comentario a través del blog de Joaquín mi marido e igual ahora te sale otra vez, no sé que pas que se ha quedado establecido en este ordenador desde el que trabajamos los dos. soy Carmen Vargas. Y el correo al que me refiero te lo envie hace unos días pero como creo que estoy teniendo problemas no sé si te llegó.