La Guerra Civil en Benalup de Sidionia. Fase inicial. Los juicios del 37


En febrero de 1937 se le inicia sumario judicial a quince benalupenses que después de la caída de Málaga optan por regresar a su pueblo y no continuar viaje hacia la zona republicana. Vuelven en la segunda quincena de febrero, traen salvoconducto dado por la falange en Marbella, Campanillas o Málaga y aducen que tenían muchas ganas de volver a casa y que les dijeron que ya no les iba a pasar nada. En el proceso instruido se les acusa de auxilio a la rebelión ya que: “Considerando que la adversión al Movimiento glorioso iniciado el diez y ocho de Julio se ha manifestado por los individuos mencionados en el anterior resultando no permaneciendo en una actitud meramente pasiva, como hubieran podido hacer, si es que la nueva orientación del nuevo Estado les repugnaba a su ideología política o social o cuando menos, engañados, la consideraban perjudicial a sus interés de clase; sino que, por el contrario, ha preferido abandonar la España nacional internándose en el campo enemigo, para cooperar y auxiliar cuando menos con su presencia a los rebeldes marxistas”, pero, salvo dos casos, se les acusa de “auxilio a la rebelión”,  no de adhesión ya que aunque se adentran en la zona republica, viven de su trabajo en el campo y no participan en batalla alguna o tareas del ejército republicano. Por eso la sentencia es: “FALLAMOS que debemos condenar y condenamos a los procesados paisanos Francisco y Manuel Moreno Cabezas, “Rompemontes”, Sebastián Cortabarra Vera, “El Sereno”, Juan Pérez Franco,  Pata de Paño, Manuel Vera Moya y Antonio Cornejo Delgado… Sebastián y José Cornejo Bancalero,  Francisco Sánchez García, Juan Jiménez Fernández, Cristóbal Toro Domínguez… a la pena de doce años y un día de reclusión temporal y a las accesorias de inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena y al pago de las responsabilidades civiles derivadas del delito que se sanciona…” De los once diez habían estado en la cárcel en el 33 por su participación en los Sucesos y ocho en el juicio a los campesinos en junio de 1934. De ellos algunos habían cumplido pena en el Puerto de Santa María o en el penal de Ocaña, saliendo estos últimos de ella con la amnistía dada por el Frente Popular en febrero del 36.  A Cristóbal Moreno Peña y Juan Rodríguez del Pino los condenan a dos años más, catorce, pues al trabajar en la construcción de refugios antiaéreos en Málaga se les condena por un delito de adhesión a la rebelión. A José López Arjona y José Lino Reyes se les absuelven estando en la cárcel solo seis meses, el tiempo que duró el juicio. Del caso de José Lino Reyes hablaremos en otra entrada, la absolución de José López se explica por que el juez debido a que no había participado en los Sucesos de Casas Viejas y a los informes buenos dados por sus patronos concede “valor a su afirmación de que fue sorprendido por una patrulla marxista y conducido por esta a la zona enemiga en contra de su voluntad”. En el caso de otros imputados que exponen la misma razón no se admite dicho argumento ya que “sus antecedentes extremistas dan poco crédito a su versión que tampoco justifica”, porque son de “ideas extremistas y estuvieron complicados en la sedición de Casas Viejas”. Al año de terminar la Guerra Civil se les conmuta la condena de 12 ó 14 años por la de cuatro años de prisión menor, saliendo de la cárcel a finales de agosto o principios de septiembre de 1940. Estuvieron, por tanto, tres años y seis meses, primero en la cárcel de Medina, luego unos fueron enviados a la de Sanlucar de Barrameda y otros a la de Jérez. Algunos no resistieron  las duras y pésimas condiciones de estas cárceles franquistas perdiendo la vida en ellas. La inmensa mayoría de los que no volvieron en el 37 y lo hicieron en el 39 ingresan en prisión a su regreso pero son puestos en libertad en noviembre de ese mismo año. Las comparaciones de ambos casos demuestra que la represión franquista a los que huyeron a la zona republicana dependió del momento y las circunstancias concretas no de criterios jurídicos, ni homogéneos.Esta fotografía la hizo Dubois, coincidiendo con el juicio a los campesinos que habían participado en los Sucesos de Casas Viejas, que comenzó el 25 de junio de 1934, un mes después del juicio a Rojas. Son los 20 procesados que no estaban en la cárcel en el momento del juicio, 15 participaron en la Guerra Civil,  14 en la zona republicana, 8 vuelven tras la caída de Málaga y son juzgados ahora en el 37.

Comentarios

Entradas más vistas

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Benalup 17

Íllora y Benalup-Casas Viejas. A propósito de la presentación de "Los sucesos de Casas Viejas. Crónica de una derrota".

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. Vencedores. 5

Los benalupenses de a pie durante el franquismo. El favor. 1

Crónica de una derrota anunciada

El habla de Benalup-Casas Viejas. Toponimia. Casas Viejas 18

VII jornadas gastrónomicas. Ruta gastronómica de la seta. BCV