headerphoto

La tetería de la Calle Alta

Uno de los atractivos del Viaje a Granada que llevo 19 años organizando con los alumnos/as de segundo de Bachillerato era echar una tarde en las teterías de Granada. Como se sabe la huellá árabe en Granada es muy importante y estos establecimientos son una prueba de ello. Este año también iremos a la calle Calderería, aunque hayan abierto en Benalup - Casas Viejas, en la calle Alta, una tetería. He estado varias veces allí, me gusta bastante. En la de B/CV, como en casi todas, hay un ambiente muy agradable y una atsmófera tranquila y envolvente. Me parece una idea estupenda que haya gente que en tiempos de crisis se atrevan con negocios tan atractivos como audaces. Por ahora la iniciativa ha sido muy acogida y siempre que he ido me he encontrado un montón de gente joven tomando té. Pero esta tetería de la calle Alta no va a ser la única fragancia musulmana que tiene esta vía. Si seguimos un poco hacia adelante nos encontramos un plano urbanístico laberíntico que nos recuerdan a la medinas de Fez o Bagdag. En efecto, hacia arriba de la fotografia aparecen los callejones, las calles sin salida, el trazado en zig-zag del vial. En Casas Viejas no tuvo una presencia continuada la civilización árabe, (que se sepa, si acaso a un kilómetro en la morita o el cortijo Benalup), la razón de estas calles laberínticas hay que buscarla en que esta zona fue una de las primeras que se pobló, allá por la mitad del siglo XIX y en contraposición a la calle Cuartel (donde desemboca y estuvo el primer cuartel de la Guardia Civil)o la calle San Juan y Alameda, el tipo de vivienda que se utiliza en este área es la choza. Se trata de una vivienda con carácter provisional, que se van disponiendo sin orden, ni concierto, al hilo de un crecimiento urbano lento y desorganizado. Las chozas, luego pasan a casarones, después la castañuela es sustituida por la Uralita y por último las casas actuales. Por ello, todavía hay huellas de los ranchos, de las corraletas, de la disposición anárquica y sin orden de esas primeras viviendas en forma de choza. He escuchado en internet que Casas Viejas es un antiguo asentamiento árabe que "desde entonces hasta hoy esta zona ha sufrido innumerables cambios, siempre conservando la tradición de sus raíces". Evidente eso no es cierto, ni Casas Viejas tiene raíces árabes, ya que aparece como población en el siglo XIX, ni la tetería ni las calles laberínticas es el resultado de esa tradición musulmana, pero sirva esta entrada para dar a conocer está estupenda iniciativa y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid deshacer algunos entuertos.
La fotografía es de Mintz, de principios de los setenta.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo sigo pensando que Casas Viejas tiene muchas raices árabes o mulsumanas. ¿ Por qué razón? Pues ahora mismo os lo cuento. Por ejemplo está la Torre de la MOrita. Detrás de la Iglesia, hace cincuenta o sesenta años y mirando a mano derechaha está la casa más antigua de Casas Vieujas. En esa casa había unos huertos con árboles frutales. Se criaba un té verde de mata, que la hoja era parecida al laurel, pero más pequeña. Tenía un sabor buenísimo. Algo tendrá que ver con la cultura árabe, pienso yo. Eso podia ver sido una plantacion, porque eso se usaba por aquellos años, pero llegó el boom de la construcción y ese cafetal desapareció.
J. M. Gutiérrez Vidal