headerphoto

La foto manipulada


En el reportaje que escribe hoy Tano Ramos en el Diario de Cádiz confunde a Josefa Franco Moya a la que denomina "Manuela Franco". Es de los errores que no tienen importancia, no hay trasfondo ideológico como en otros. Este error  ha sido repetido a lo largo de la historia, fruto  del desconocimiento del terreno y de las prisas del periodismo. Josefa Franco Moya era una casasviejeña que había casado con Manuel García Jiménez. Tuvieron dos hijos: Francisco y Manuel García Franco. Vivían en el casarón de Seisdedos dentro del concepto de familia de base ancha que imperaba en la década de los treinta del siglo pasado. Manuel García Jiménez era hijo de Catalina Jiménez Esquivel,  que al separse de su marido e irse a vivir en amor libre con Francisco Cruz Gutiérrez, "Seisdedos", llevó consigo a su hijo, nuera y nietos. En el 33 sólo vivían nuera y nieto, pues tanto Catalina como su hijo habían muerto (ella el 3 de julio de 1932 de arterioesclerosis). En los Sucesos, de los que ahora se conmemora el 78 aniversario, murió Josefa Franco y Francisco García Franco, se salvó Manuel.
Como ha pasado con casi todos los personajes relacionados con los Sucesos, la

leyenda e inexactitud de los datos  han sido muy amplias. En este caso concreto, como vemos en la primera fotografía, aparece en el pie de foto su nombre, cuando la fotografía corresponde a otra persona. La crónica la firma el periodista Antonio de la Villa. Otros, la misma fotografía la confunden con María Silva y tienen la osadía de poner que la foto es de Serrano.  Siempre es la misma, pero unas veces dicen que se trata de Josefa Franco y otras de María Silva. Esta confusión fue la que afectó a Mintz, que a su vez extendió la falsedad. Hace muy poco, para la promoción de un establecimiento hotelero se tomó esta fotografía, el pañuelo lo pintaron  de rojo y negro (colores anarquistas) y se le puso el nombre de “La Libertaria”, como  en la penúltima imagen. La foto de la que hablamos no la hizo Serrano, sino que los fotógrafos que vinieron en enero del 33 la robaron de la choza de Manuela Lago.Como se ve en la última fotografía, junto a Manuela Lago aparecen leyendo Francisca Ortega y Ana Cabeza, se hizo un montaje para después difundirlo como si fuera Josefa Franco o la Libertaria. Esta foto en vez de servir para recalcar el amor por la lectura de las juventudes libertarias ha sido objeto de otra de las muchas manipulaciones en torno a los Sucesos de Casas Viejas.


1 comentarios:

Ander (Revista Sans Soleil) dijo...

Gracias por todas estas entradas, sigo con interés tus ultimas publicaciones.

saludos.