headerphoto

La estación rupestre más importante del sur de España. Por Juan Cabré y Eduardo Hernández Pacheco

Reproduzco por su interés fragmentos de la comunicación de Juan Cabré y Eduardo Hernández Pacheco titulada Pinturas Prehistóricas del extremo sur de España (Laguna de la Janda) dicho trabajo fue publicado en 1914 tras el viaje que ambos hacen a Casas Viejas, informados por la comunicación de Victorio Molina. Este avance es publicado por el Museo Nacional de Ciencias Naturales.
"La estación de arte rupestre más importante, por el número, calidad y diversidad de épocas, de todas las que conocemos en el Sur de España es la conocida por el Tajo de las Figuras. Al pie del tajo hay un amontonamiento de grandes peñascos de arenisca, formando áspero talud, que desciende hasta un bosquecillo y matorral de alcornoques y lentiscos, entre los que brota una fuente. Junto á ella están edificadas unas cabañas de cabreros, con sus paredes de piedras trabadas toscamente con barro; otras chozas tienen las paredes de ramaje; los techos están construidos con los carrizos y espadañas que con tanta abundancia crecen en la laguna. Las puertas son de corcho, y por su aspecto y construcción tienen gran analogía con las cabañas de los pueblos salvajes y seguramente guardarán alguna reminiscencia de las que habitaron los hombres de la edad de piedra. En la pared del tajo, á una altura de cuatro metros sobre el talud de grandes piedras, se abre la boca de la cueva del Tajo de las Figuras, que penetra en la roca hasta una profundidad de ocho metros. El acceso á la cueva es difícil, si bien una persona ágil puede subir á ella sirviéndose de tres muescas que existen en un resalto oblicuo del muro. Dos de las muescas han sido labradas intencionadamente. Cuevas de los Ladrones.-Frente al pueblo de Casas Viejas, en un valle transversal de la Sierra de las Momias, llamado Garganta del Cuerno, ya hacia el extremo Norte de la Sierra, en el tondo de un crestón de arenisca, roca cuyos estratos tienen dirección paralela á la Sierra, se abren tres cuevas de unos ocho á diez metros de profundidad y otros tantos de anchura y altas bóvedas, que en conjunto se conocen con la designación de Cuevas de los Ladrones. La primera de ellas, ó sea la más próxima al cauce de la garganta, tiene en su pared del fondo extensas filas y grupos de puntos é impresiones positivas de manos en rojo. Además, animales estilizados y signos de difícil interpretación. En la segunda cueva sólo hay estilizaciones humanas, también neolíticas. En la tercera cueva, en su pared izquierda y próximo á la entrada, aprécianse restos de la decoración á modo de friso, del que no queda más que manchas informes de pintura y el animal sin terminar. Se trata de una cierva bramando. Todo el contorno del animal está grabado, como asimismo la abertura de la nariz y el ojo; después se ha rellenado con una tinta lisa, salvo el ojo, procedimiento común en la región oriental de España.
Es la primera vez que encuentro información escrita sobre las cuevas de la Garganta del Cuerno del principios del siglo XX. La verdad que me ha alegrado bastante, pero también es cierto que en la actualidad se encuentra en mucho peor estado que estaban cuando las visitaron Cabré y Pacheco. En ellas los hombres del siglo XX han superpuesto escritos y dibujos de pésima calidad, constituyendo un atentado a nuestro patrimonio histórico. Me parece que sería necesaria una campaña intesiva y continua de concienciación de la riqueza patrimonial prehistórica que tenemos y la necesidad de preservarla.
"En resumen, en la región que estudiamos vemos diversidad de civilizaciones primitivas, manifestadas unas por los yacimientos de pedernales y cuarcitas labradas del paleolítico antiguo y moderno repartidos en los bordes ó cercanías de la Laguna de la landa. Pueblos neolíticos han acampado en estos parajes y dejado, como los paleolíticos, las pruebas de su paso con las pinturas que llenan las cavidades naturales que la erosión ha labrado en las areniscas eocenas. Tanto en estas épocas remotas de la prehistoria como en los más modernos tiempos protohistóricos é históricos, la región que estudiamos ha sido punto de parada en las emigraciones de los pueblos de un continente á otro á través del Estrecho. Se comprende que los pueblos primitivos, al pasar á Europa, se detuviesen en un país de clima tan benigno y en una comarca tan pródiga en caza en sus montañas y en la extensa laguna que ocupa el fértil valle del Barbate”.

La Janda, la sierra y la posición estratégica entre dos continentes han hecho que tengamos uno de los patrimonios prehistóricos más ricos de la Península Ibérica. Todas las ilustración pertenecen a la citada comunicación

0 comentarios: