headerphoto

EL OBJETIVO DE LA FAMILIA REYES. Por Francisco José Nieto Reyes (de su facebook)

En enero de 1933 España se vio envuelta en una serie de revueltas anarquistas, sobre todo en las grandes ciudades. Sin embargo, fué en Casas Viejas (Cádiz) en donde tomaron estos hechos un penoso protagonismo. El pueblo de mi familia materna había declarado el comunismo libertario, adheriendose al sentir... anarquista de otras zonas. Pronto se encaminó al pueblo un grupo de guardias civiles y policias de asalto, al mando del Capitán Rojas, quienes decían venir en nombre del Presidente Azaña. Lo cierto es que aquello se convirtió en una carnicería, fueron quemados un grupo de personas en la famosa choza de la familia "seisdedos" y fusilados otro grupo. Las repercusiones dió muchos quebraderos de cabeza al gobierno de la Segunda República. Según el testimonio de mi abuelo Antonio, fueron los guardias a la casa de su madre y el fingió estar enfermo. Se marcharon y enseguida volvieron para llevárselo, pero él ya no estaba. Había huido a la sierra con otros paisanos. En consecuencia se llevaron al marido de su madre y dos sobrinos de éste y los fusilaron. A los dias siguientes encarcelaron a mi abuelo y a su madre como encubridora. El objetivo de la familia Reyes era mi abuelo Antonio, un hombre comprometido con el campesinado y la lucha de clases. Pronto el Gobierno dió un giro a todo, y encarceló al capitán Rojas.
Se sucedian con este hecho las represiones de la familia Reyes, que comenzó con problemas de reparto de tierras, luego más tarde, allá sobre 1917, con el asesinato del padre de mi abuelo; y ahora en 1933 con el asesinato de la segunda pareja de su madre. Continuará estas penurias con la persecución franquista de mi tio-abuelo José y el calvario de su hermano, mi abuelo Antonio, en el campo de concentración de Mauthausen.
Las consecuencias de todos estos terribles hechos enmudeció a la familia, y todavía hay quién opta por pronunciarse.
En la foto: Mi abuelo Antonio


0 comentarios: